Hanley Ramírez debe ser el “Cañón” de Boston

Destelao.com te informa

Hanley Ramírez creció admirando a Manny Ramírez, sus gestos y la cabellera que hoy exhibe dicen que el otrora número 24 es una de sus personas favoritas. El nativo de Samaná también recibió muchos consejos de David Ortiz. 

23 Feb 2017 0 comment   Yancen Pujols

Manny no está desde hace años y David dijo adiós en la pasada campaña. El camino está despejado para que Hanley se convierta en el hombre del poder de los Medias Rojas.

¿Podrá hacerlo? Tiene seis meses para dar respuesta a una fanaticada exigente como la bostoniana.

Ramírez viene de su mejor temporada en mucho tiempo. El 2016 fue una especie de renacer para el dominicano, quien pegó 30 cuadrangulares por primera ocasión desde 2008, cuando pertenecía a los Marlins de Florida.

Hanley impulsó 111 vueltas, la mayor cantidad de su carrera en una contienda. Tuvo 106 producidas en 2009 con los mismos Marlins. Esa campaña fue campeón de bateo de la Liga Nacional con un promedio de .342.

Boston necesita precisamente que Ramírez le saque copia a su rendimiento de la pasada contienda, la primera en su paso por el negocio en la que registra el 30/100 (cuadrangulares y empujadas), compiló un promedio de .286 en 147 partidos. Registró 620 apariciones al plato y 549 turnos oficiales.

Iniciar caliente

Los Medias Rojas van a necesitar producción en aras de repetir su título en la División Este de la Liga Americana. 

Es una carga muy pesada pensar que alguien puede ponerse los calzados de David, uno de los mejores bateadores zurdos en los anales de las Mayores y, al entender de muchos expertos en la materia, el mejor designado que se ha puesto un uniforme en el negocio.

Ortiz fue el líder de los Medias Rojas en cuadrangulares (38), remolcadas (127) y en los porcentajes de embasarse (.401) y slugging (.620) en su año de retiro de las Grandes Ligas.

Después del Big Papi, como le llaman a David, Mookie Bets y Hanley llevaron la voz cantante en la ofensiva del club. Bets tuvo un cuadrangular y dos remolcadas (31/113) más que Hanley en 2016. El jardinero estuvo en la competencia por el premio al Jugador Más Valioso de la Liga Americana que terminó ganando el también patrullero Mike Trout, de los Angelinos de Los Ángeles.

Algo clave para Hanley será tratar de iniciar la campaña que se avecina de la misma manera en que cerró la anterior: a puro fuego.

La segunda mitad del Novato del Año de 2006 en la Liga Nacional con los Marlins de la Florida fue sensacional. Un total de 22 de sus 30 vuelacercas y 63 de sus 111 impulsadas llegaron después de la pausa del Juego de Estrellas.

Facturó 11 jonrones en el último período de la contienda (septiembre/octubre), lo que le generó muchos aplausos y buenos titulares de parte de los parroquianos de Boston y de la exigente prensa que cubre al conjunto.

Ramírez viene de ganar 22 millones 750 mil dólares en la pasada estación con los Medias Rojas, salario que se repite para 2017 y 2018. En 2019, hay una opción valorada en 22 millones de dólares que se asegura siempre y cuando Hanley acumule 1,050 apariciones en el plato entre esta campaña y la siguiente y pase un examen físico con el conjunto después de 2018.

En general tiene garantizados con Boston 88 millones de dólares por cuatro temporadas, pacto que firmó en 2015.

El bateador derecho no va al Juego de Estrellas desde 2010 (Marlins). No solo es buena la ocasión para que regrese a este escenario (le toca un bono de 50 mil dólares si lo hace), sino que los Medias Rojas necesitan que eleve su producción para ser llamado el gran cañón de Boston.