Destelao.co te informa

La policía de Nueva York intensificó sus acciones contra las personas que se dedican a traficar con medicamentos ilegales en las calles del extremo sur de Washington Heights, de acuerdo con el capitán del precinto 33 de Manhattan. El capitán Joseph Dowling informó que, luego de notar un incremento en las denuncias y las detenciones en el área, de personas relacionadas con el trasiego ilegal de medicamentos, inició una investigación sobre el particular y ordenó el aumento de la presencia de agentes de policía encubiertos asignados a la zona.

El oficial de la uniformada neoyorkina, indicó que la iniciativa es un esfuerzo por acallar las ventas ilegales de medicamentos cerca de la Avenida Broadway y la calle 156, en Washington Heights, una comunidad mayormente poblada por nacionales dominicanos.

Según Dowling, gracias a la medida de incrementar la vigilancia en la zona, desde finales del pasado mes de enero, ya se han realizado cinco detenciones de personas que se dedicaban a la venta ilegal de pastillas y otros medicamentos controlados por las autoridades sanitarias.

La policía no identificó de inmediato a los detenidos, pero adelantó que ninguno de ellos reside en el mencionado sector.

"La gente viene de fuera de la zona y comercializa las pastillas en este sector" dijo Dowling.

El comandante del precinto 33, en el Alto Manhattan, indicó que en esta zona opera una compleja red de traficantes, compuesta mayormente por hispanos que, a su vez, están conectados con pequeños comerciantes del área, entre los cuales se incluyen algunos dueños de farmacias y bodegas. 

Según datos preliminares de una investigación oficial, los medicamentos que son vendidos ilegalmente en las calles de Washington Heights, son traídos de contrabando desde La República Dominicana o Puerto Rico.

Algunos residentes de Washington Heights consultados por este reportero dijeron que se habían quejado ante las autoridades por el auge de este tipo de negocios en las calles de la zona y señalaron sentirse un poco más seguros por la iniciativa tomada por el capitán Dowling de aumentar la vigilancia policial en el área.

Dijeron que la venta ilegal de pastillas y de otros medicamentos controlados es algo muy común en las calles de esta parte de la ciudad de Nueva York, por lo que demandaron mayor atención por parte de las autoridades.

"Usted camina por la calle y se oye de los niños, los niños pequeños, no sólo los adolescentes, gritando, píldoras, pastillas, píldoras, "dijo un residente que se negó a ser identificado por temor a represalias.

En ese sentido, manifestó que "la gente dice que hay menos drogas aquí, pero sólo hay que caminar algunas cuadras por el área y se puede ver que está mal".