Destelao.com te informa

Un dominicano asesinó a su esposa de varias puñaladas y luego encendió el apartamento donde vivía, en El Bronx, terminando también con la vida de su hijita, de apenas un año de nacida. Las víctimas fueron identificadas como Kety Sánchez, de 30 años, y su hijita Keity, de apenas un añito de nacida.

El homicida fue identificado por las autoridades policiales de La Gran Manzana como Vicente Cordero, quien luego de apuñalar mortalmente a su compañera consensual, intentó quitarse la vida prendiéndole fuego al inmueble donde residía con su familia.

Los bomberos primero encontraron el cuerpo sin vida de la niñita, tendido boca abajo, dentro de su cuna. dijo una fuente policial.

Su madre, de 30 años de edad, fue encontrada tirada en el suelo, junto a la cama. Había sido apuñalado tres veces en el pecho, dijo la fuente.

Las autoridades dijeron que el homicida, Vincent Cordero, fue trasladado en ambulancia al Hospital San. Barnabas, en El Bronx, donde se encuentra en condición crítica.

De acuerdo con el informe preliminar, el incendio se inició a las 7:50 de la mañana del miércoles, en el dormitorio del apartamento de la familia, en el quinto piso del edificio ubicado en el 2275 de la Avenida Morris, en el Condado del Bronx. 

Un vecino de las víctimas dijo a un diario local y a los investigadores que, minutos antes del siniestro, había escuchado a la pareja discutiendo, lo que provocó que los detectives, que inicialmente creían que se trataba de un accidente, pensaran en la posibilidad de un homicidio-suicidio.

"Escuché a los padres pelear - ellos peleaban mucho" declaro el vecino de las víctimas, el cual se identificó como Erick Carpio. "Después escuche una fuerte explosión," agregó. 

Carpio recordó que saltó de la cama, salió corriendo al pasillo y se encontró con los gritos de la abuela de la niña moribunda, que vivía con la pareja de dominicanos.

Según el valioso testimonio ofrecido a las autoridades y a la prensa por Erick Carpio, luego de escuchar la explosión, se topó con la abuela de la bebita gritando "¡Fuego, fuego! Alguien que me ayude por favor!". "¡Ayuda! la pequeña bebé está ahí!".

"Traté de entrar allí, porque todavía podía oír el llanto de la bebé, pero no pude encontrarla, no había mucho fuego. Tuve que romper la puerta del dormitorio, que estaba cerrada."

El test
igo narró que para cuando logró entrar en la habitación donde estaba la menor, ya era tarde y no había nada que pudiera hacer, por lo que dijo sentirse muy triste y abrumado.

Además de la pareja de esposos y la niñita de un año, otras seis personas, entre ellas dos bomberos, resultaron con heridas menores, de acuerdo a las autoridades.