Destelao.com te informa

El arzobispo Timothy Dolan y otros obispos de la iglesia católica de Nueva York se reunirán hoy con el gobernador Andrew Cuomo para discutir el plan de ajustes al presupuesto presentado por el primer ejecutivo.
Dolan y el grupo de obispos neoyorkinos se reunirán con Cuomo en la mansión ejecutiva, en donde expondrán sus preocupaciones en torno a los recortes presupuestarios previstos por el gobernador, el cual contempla, entre otras cosas, la reducción de fondos asignados a los colegios administrados por la iglesia.


El plan de recortes presupuestarios presentado por el primer ejecutivo del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, ha forzado, prácticamente, al alcalde de la ciudad, Michael Bloomberg, a impulsar una propuesta que, por impopular, ha generado el rechazo de toda la comunidad hispana y de sus funcionarios electos, especialmente los de origen hispanos.
Michael Bloomberg dijo que, debido al recorte de los fondos asignados a la ciudad, se ha visto en la "penosa" necesidad de cerrar un gran número de escuelas públicas y, por ende, de separar de sus puestos de trabajo a una cantidad histórica de maestros del sistema público de enseñanza.
La medida impulsada por el alcalde neoyorkino, también contempla el cierre de varios centros de envejecientes, lo que ha provocado manifestaciones de protesta de la comunidad y de sus funcionarios electos, especialmente los de origen hispano, que como el senador Adriano Espaillat, el asambleista Guillermo Linares y el concejal Ydanis Rodríguez, han elevado su voz en rechazo a la iniciativa presentada por Bloomberg.

De acuerdo a la propuesta del gobierno municipal que encabeza Michael Bloomberg, estos centros de asistencia para las personas de la tercera edad tendrán que cerrar sus puertas a partir del día primero del mes de Julio, lo que ha incrementado el disgusto de casi toda la comunidad hispana de Nueva York.
El cierre afectaría al 41 por ciento de los 256 centros que operan alrededor de los cinco condados, entre estos, el Centro Superior de Dyckman, en la Calle Dyckman y la Décima Avenida, el Centro de Personas Mayores LLUVIA, en la Avenida Vermilyea y el Centro para Envejecientes Marble Hill, todos localizados en el Alto Manhattan, una comunidad densamente poblada por latinos, especialmente dominicanos, lo que motivó la semana pasada que un grupo de personas compuesto por residentes, oficiales electos y funcionarios hispanos organizaran una manifestación de protesta en la que pidieron al alcalde Michael Bloomberg revertir su propuesta de cierre para estos tres centros.
El grupo estuvo encabezado por el senador estatal Adriano Espaillat, el asambleísta Guillermo linares y el concejal Ydanis Rodríguez, los tres dominicanos.
En un discurso pronunciado ante los que asistieron a la manifestación, el senador estatal Adriano Espaillat calificó como "antiestadounidense" la decisión del alcalde de "lanzar al frio a nuestras personas mayores".


"Estamos en la obligación de proteger a los envejecientes". "No podemos lanzar a la calle a nuestros ancianos", señaló el senador estatal de origen dominicano.
El concejal Ydanis Rodríguez y el asambleísta Guillermo Linares, por su parte, hicieron un llamado a las autoridades con asiento en Albany, la capital del estado, para que hagan todo lo posible para suministrar a la ciudad el dinero necesario para mantener abiertos, por lo menos, 104 centros para asistir a las personas de la tercera edad.