Destelao.com te informa

Un dominicano fue condenado a cumplir un año en la cárcel y se enfrenta a una posible deportación, luego de haberse declarado culpable de  haber  cometido fraude para adquirir una licencia de conducir en el Departamento de Vehículos de Motor de Salem,  según dijeron las autoridades de New Hampshire.

Las autoridades dijeron que aún desconocen la verdadera identidad del dominicano, pero afirmaron que este utilizó  los documentos de otra persona para obtener la licencia.

El criollo fue acusado bajo el nombre de Nelson Carrasquillo Audino, ya que utilizó ese nombre para obtener la licencia fraudulenta, pero ahora dice llamarse Lorenzo Alberto Morban, por lo que las autoridades afirman no estar seguros de cual es su verdadera identidad.

De acuerdo a las autoridades, Morban admitió haber pagado dinero a unas personas que trabajaban en contubernio con la ex-empleada del Departamento de Vehículos de Motor de Salem, en New Hampshire, Donna Rockholt, quien era la cabecilla de un pequeño grupo de empleados corruptos que cobraba entre 2,000 y 3,000 dólares a las personas que necesitaban adquirir el documento oficial de manera fraudulenta.

Rockholt ya tuvo su propio juicio y se declaró culpable de ser parte de lo que la Procuradora General Auxiliar Superior Jane Young llamó "uno de los regímenes más grande de corrupción que hemos visto" en el estado.

"Hay probablemente cientos de estas licencias que están en el público", dijo Young ayer en la Corte Superior del Condado de Rockingham.

Para tratar de obtener la licencia, el dominicano utilizó un certificado de nacimiento de Puerto Rico y una tarjeta de Seguro Social  con el nombre de Nelson Carrasquillo, pero las autoridades rastrearon las fotos del verdadero dueño de los documentos y descubrieron que el acusado era en realidad un impostor.

Young dijo ayer en la corte que no está segura de que Lorenzo Alberto Morban sea el verdadero  nombre del dominicano.

"No confío en que ese sea su verdadera identidad", dijo Young. "Y eso es uno de los principales problemas de esta conspiración global."

Morban se declaró culpable de un solo cargo de conspiración para cometer soborno al ofrecer dinero a los oficiales que estaban a cargo de su custodia, lo que agravó su situación y motivó que la jueza Tina Nadeau lo condenara a pasar un máximo de un año en la cárcel.

"Una condena de 12 meses es más que justa. Sus acciones tienen que ser castigadas", dijo Young. "Pero, más importante aún, este tribunal tiene que enviar un mensaje de que si alguien va a entrar en Nueva Hampshire para obtener una licencia (fraudulenta), será castigado con todo el peso de la ley", argumentó la letrada.

El abogado defensor, Donald Blaszka, por su parte, dijo que no había duda de que su cliente compró la licencia fraudulenta, pero afirmó que lo hizo con el único interés de poder conseguir  un trabajo. "Él encontró trabajo, entregaba medicamentos en varios refugios locales, esto lo hacia los siete días de la semana", dijo Blaszka.

"Él no estaba aquí vendiendo ni consumiendo drogas, no era un narcotraficante", afirmó finalmente el defensor legal del criollo.


Tanto Young como el abogado defensor, Donald Blaszka,  reconocieron que luego de cumplir su sentencia en una cárcel local, Morban tendrá que enfrentar un juicio de inmigración, el cual es casi seguro que concluya con su deportación a su país natal, República Dominicana, donde según dijeron, lo esperan su novia y un hijo recién nacido.