Destelao.com te informa

Una mujer hispana fue encontrada culpable de 28 cargos de hurto mayor, personificación criminal y esquema para defraudar a varias personas de la comunidad dominicana residentes en Washington Heights.

Josie Almonte, de 33 años, fue encontrada culpable por un jurado de haber estafado a varias familias dominicanas que, según la fiscalía, confiaron en ella y le entregaron información personal y confidencial, incluyendo documentos relacionados con los beneficios de la Sección 8 de vivienda, que otorga ayuda económica a familias de escasos recursos para el pago del alquiler de su vivienda.

La fiscalía del condado de Manhattan informó que Almonte fue encontrada culpable de estafa de bienes raíces por haber defraudado a 16 inmigrantes dominicanos, residentes en la comunidad de Washigton Heights, y será sentenciada el próximo 14 de marzo del presente año.

De acuerdo a la fiscalía de Manhattan, la mujer decía ser representante de la compañía de bienes raíces Empire Homes Sales y en ocasiones, para ganar la confianza de sus víctimas, repartió tarjetas de presentación que la acreditaban como tal.

Según la información suministrada a los medios por los funcionarios judiciales de Nueva York, la acusada había trabajado como traductora para Empire Homes Sales, pero nunca se le había otorgado una tarjeta de representación.

El documento de la fiscalía indica que Almonte recibió entre 2,000 y 10,000 dólares de sus víctimas, a quienes prometió conseguirles una vivienda con subsidio federal de la denominada Sección 8.

En conferencia de prensa, Daniel Alonso, jefe de los fiscales de Manhattan, señaló que en algunas ocasiones, sin estar autorizada, Almonte mostró viviendas a sus víctimas, firmó contratos de arrendamiento y les entregó las llaves de los apartamentos donde supuestamente vivirían; además, les ofrecía recibos validando el pago de los depósitos.

Según la fiscalía neoyorkina, al no poder comunicarse con Almonte, muchas de las víctimas acudieron a las oficinas del Departamento de la Vivienda, solo para descubrir que allí no existía ninguna solicitud a su nombre pendiente y peor aún, que habían sido víctimas de una estafa.

Las víctimas narraron que cuando finalmente lograron dar con el paradero de la estafadora, esta les entregó un cheque por la cantidad que les habían adelantado supuestamente para los depósitos de la renta de los inmuebles, pero, según dijeron, dichos cheques no tenían fondos, razón por la que decidieron denunciarla ante la fiscalía.