Destelao.com te informa
Las autoridades judiciales de Filadelfia acusaron formalmente hoy a un alto prelado de la iglesia católica de esta ciudad por encubrir y solapar a 21 sacerdotes bajo su cargo que habrían cometido actos de abusos sexuales en perjuicio de varios menores de edad.


El monseñor William Lynn, otrora principal representante de la Arquidiócesis de Filadelfia, deberá responder en una corte por los cargos presentados por la fiscalía de esta localidad que lo acusa de proteger a subalternos envueltos en varios casos de abuso sexual.

En febrero pasado, Lynn, quien encabezó la Arquidiócesis del 1992 al 1994, había sido acusado de poner en riesgo el bienestar de varios menores de edad, por lo que fue suspendido como pastor de la Iglesia de San José, en Downington, Filadelfia, al igual que 21 sacerdotes bajo su tutela.

Esta es la primera vez que las autoridades judiciales de Filadelfia presentan acusación criminal en contra de un alto prelado de la iglesia católica local.
Debido a que Lynn se declaró inocente de todos los cargos de los que se le acusa, el caso podría irse a juicio, lo que significa que si el suspendido sacerdote es hallado culpable, podría ser condenado a pasar 14 años tras las rejas.
Como parte de una estrategia legal, la barra de la defensa presentó, durante la audiencia, una petición para que la jueza Renee Cardwell Hughes fuera removida del caso, argumentando que ella había supervisado la investigación sobre el caso, realizada por un gran jurado que recomendó la suspensión del ex representante de la arquidiócesis de Filadelfia.

Según la opinión de varios expertos, este caso servirá para que los jerarcas de la iglesia católica en Estados Unidos entiendan que sus malas acciones serán juzgadas y castigadas por las leyes del país. 

En casos previos, las autoridades han realizado procesos de investigación criminal en contra de varios sacerdotes acusados de los mismos delitos que hoy enfrenta William Lynn, pero por alguna razon nunca se presentaron cargos formales, y en otros casos se suspenden o quedan archivados los expedientes criminales presentados por las comunidades en contra de              sacerdote corruptos y corruptoresque se dedican a violar menores.