Estado Renegocia Deuda de US$778 Millones con Generadoras

Destelao.com te informa:

Santo Domingo.- La Corporación Dominicana de Empresas Eléctricas Estatales (CDEEE) anunció ayer que renegoció el 90% de la deuda con los generadores eléctricos privados, equivalente a US$778 millones. Eso tendrá un saldo neto positivo para el sector oficial que permitirá al Estado un ahorro aproximado de US$151 millones durante los próximos 59 meses.

30 Sep 2015 0 comment   Martín Polanco

En un encuentro con editores y reporteros de economía, Rubén Jiménez Bichara, vicepresidente ejecutivo de la CDEEE, explicó que el acuerdo alivia al sector eléctrico de las presiones en el corto plazo y permite a los generadores “hacer líquido en el presente el flujo futuro de esas facturas a cobrar”.

 

En detalles, el monto negociado corresponde a US$278.1 millones de Edesur; US$288.9 de Edenorte, y US$211.1 de Edeeste, y el repago provendrá del flujo operativo de las empresas distribuidoras, “que es la fuente natural para pagar esas facturas comerciales”.

“Lo que hemos hecho es un reconocimiento de deuda. Nosotros teníamos una deuda montada de casi 900 millones de dólares con los generadores. La operación fue realizada entre las distribuidoras y su suplidor comercial, es decir, el generador”, dijo Jiménez Bichara, dejando claro que “la CDEEE no es garante de la operación”.

Y agregó: La operación no fue más que una extensión de plazo de las facturas comerciales. Eso significa que si a un generador eléctrico se le debían, por ejemplo, 300 millones de dólares, se hizo un reconocimiento de deuda, vía un documento legal, donde se reconoce que la deuda existe con ellos y que se le va a pagar en aproximadamente 59 meses a un interés de un 10% anual y si nos retrasábamos en ese compromiso, entonces tendríamos una mora de un 12%.

Lo particular del documento firmado con los generadores, según explicó el vicepresidente ejecutivo de la CDEEE, es que el dueño puede negociarlo con quien le parezca. Son operaciones normales, de acuerdo a lo explicado, que el sector eléctrico ha realizado en el pasado, en dos ocasiones. En esos momentos se han denominado “deudas congeladas” y han sido realizadas por diferentes administraciones.

¿De dónde saldrán “los cuartos”?

La CDEEE aclaró que el repago de los acuerdos provendrá del flujo operativo de las empresas distribuidoras de electricidad (Edenorte, Edesur y Edeste). Y mirando algunos ejemplos, esos pagos serán hechos de la siguiente manera: el día 15 de enero de 2016 habrá que realizar un pago por US$20.8 millones, el 15 de febrero del mismo año otro por US$20.7 millones y habrá que cumplir con otros pagos mensualmente hasta llegar a la culminación del tiempo de renegociación, el 15 de julio de 2020, cuando habrá que entregar US$14.2 millones.

Los pagos serán como cuando usted toma un préstamo en un banco, que va pagando por cuotas que van bajando cada mes. Jiménez Bichara aseguró que la renegociación realizada no es deuda pública, sino un documento de reconocimiento de deuda emitido, que saldrá de la asignación presupuestaria del sector eléctrico. Los US$20 millones que habrá que pagar mensualmente a las empresas generadoras (durante seis meses, porque luego el monto será menos cada mes, según una tabla entregada por la CDEEE) saldrán de los ingresos generados por el sector eléctrico, que alcanza los 120 y 130 millones de dólares, más el subsidio existente.

El Gobierno se libró de un impacto más negativo

El vicepresidente ejecutivo de la CDEEE sostuvo que luego de estos acuerdos el sector eléctrico operará bajo una mejor planificación financiera que incluye honrar estos compromisos asumidos, y tendrá un mejor desempeño en el cumplimiento de sus obligaciones, lo cual es necesario para continuar el crecimiento de nuestra economía.

De acuerdo con los cálculos realizados por Bichara, el resultado neto de la renegociación fue positivo para el sector oficial, debido a que las tasas implícitas de las facturas negociadas, incluyendo intereses, recargos y moras, eran muy superiores al costo asumido bajo los acuerdos.

 

“A grandes rasgos, se tenía una estructura de deuda con más de 500 millones de dólares a tasas alrededor del 7% y más de 300 millones de dólares a tasas que llegaban hasta el 32%. El haber mantenido esa estructura de cuentas por cobrar que tenía el sector hubiese implicado un impacto negativo estimado en 151,398,787 dólares, lo que implica que con los acuerdos realizados el sector eléctrico y el país estarían ahorrando un monto estimado de US$151 millones durante los próximos 59 meses”, calculó.