Medina Pide la OEA Reconozca su Error por Haber Legitimado la Invasión de 1965

Destelao.com te informa:

Santo Domingo.- El Teatro Nacional estalló en aplausos, cuando el presidente Danilo Medina pidió públicamente a la Organización de los Estados Americanos (OEA), saldar su deuda histórica con el pueblo dominicano, por legitimar la invasión del 1965.

14 Jun 2016 0 comment   Genrris Agramonte

Con esta petición el mandatario se adueñó del escenario, opacando el discurso de su antecesor, Luis Almagro, en el acto inaugural de la Cuadragésimo Sexta Asamblea General Ordinaria de la Organización de los Estados Americanos (OEA), a celebrarse en el país del 14 al 15 junio.

El mandatario aprovechó este escenario para demandar de la Organización de los Estados Americanos (OEA) reconocer errores del pasado y emitir una resolución de desagravio al pueblo dominicano, por haber legitimado la invasión al país en el año 1965.

Medina llamó a la OEA a adoptar una actitud reflexiva y autocrítica hacia el pasado y afrontar sin acritud y sin miedo, los errores del pasado, para asegurar que estos nunca más se repitan en el futuro.

“Por eso, en nombre del pueblo dominicano y en el mío propio, les propongo a todos ustedes que durante este período ordinario de sesiones, se apruebe una resolución de desagravio a la República Dominicana por el rol desempeñado por la OEA durante la Revolución de Abril de 1965”, expresó Medina.

El mandatario recordó que el país sufrió una invasión, que en aquel momento fue legitimada por uno de los mecanismos de la OEA y esa invasión abortó el proceso democrático que se había iniciado con la elección como presidente “de nuestro admirado líder, el profesor Juan Bosch, impidiendo así el retorno al orden constitucional, legítimamente establecido en el 1963”.

Expresó que volver a caminar por esta senda constitucional costó mucho tiempo, esfuerzo y sufrimiento a los dominicanos.

Agregó que esta nefasta violación de la soberanía legítima de los dominicanos, producida en 1965 causó muerte, dolor e indignación en nuestro pueblo.

“Es una herida aún abierta para muchos y que solo podrá sanar mediante el reconocimiento de lo sucedido por parte de la OEA y la petición de perdón que merece nuestra ciudadanía”, explicó.

Indicó que nuestra Patria y nuestra democracia merecen este acto de dignidad y respeto, tras destacar que es su obligación, como jefe de Estado, solicitar a la Asamblea de la OEA saldar la deuda histórica con el pueblo dominicano.

“Conocemos bien el contexto histórico en el que se dio la invasión. Eran los años de enfrentamiento entre bloques. Eran los años en los que las relaciones entre EE.UU. y Cuba eran prácticamente de guerra. Eran los años en los que el conflicto interno de Colombia apenas comenzaba”, expresó el mandatario.

Indicó que el deseo de los dominicanos es curar y cerrar viejas heridas, dar paz al doloroso recuerdo de nuestros mayores y abrir nuevos caminos de esperanza a las nuevas generaciones.

Consideró que este es el mejor momento y el más apropiado lugar para llevar a cabo este acto de justicia, verdad y reconciliación por parte de la OEA.

“Estamos seguros de que la Organización de los Estados Americanos está en las mejores condiciones para asumir esa responsabilidad. Propongo, por tanto, que enviemos un mensaje a todos los pueblos de la región. Reconozcamos los errores del pasado y señalemos nuestro compromiso renovado y total con los principios que dieron origen a la OEA”, sostuvo Medina.

“Digamos alto y claro que la soberanía de los pueblos, y el respeto a la institucionalidad democrática son, hoy y siempre, sagrados y que esta Organización de los Estados Americanos será ya, para siempre, su más firme defensor”.

Venezuela

Otro momento en el que el Presidente dominicano se creció en el auditorio, fue cuando expresó su preocupación por la situación que está atravesando el pueblo de Venezuela.

En ese sentido, sostuvo que por razones de solidaridad y compromiso tiene puesta su atención en la hermana República Bolivariana de Venezuela, y le preocupa el momento por el cual está pasando el pueblo venezolano.

“En este sentido, apoyamos sin reservas todas las iniciativas de diálogo que conduzcan, con apego a la Constitución y el pleno respeto a los derechos humanos, a la resolución efectiva de las diferencias entre los sectores políticos”, expresó.

Manifestó su respaldo de manera especial, a la iniciativa puesta en marcha en el país por Unasur, con el concurso de los expresidentes José Luis Rodríguez Zapatero, de España; Leonel Fernández, de la República Dominicana, y Martín Torrijos, de Panamá, para la reapertura de un diálogo efectivo entre el gobierno venezolano y los sectores de oposición.

Medina dijo confiar en que dicho proceso siga avanzando y dé buenos frutos en el futuro próximo.

“Porque una Venezuela estable, en paz y en el camino de la plena recuperación económica, es el deseo de todos los presentes y, desde luego, es el deseo de todo el pueblo dominicano”, afirmó el jefe del Estado dominicano.

En medio de una lluvia de aplausos, el presidente dominicano expresó su deseo de que Venezuela avance por el camino de la paz y la institucionalidad, y agregó que de esa misma forma que quiere una OEA que sea promotora de la institucionalidad democrática en todo el continente.

Luis Almagro

El secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, hizo un llamado para consolidar a la OEA como una organización guiada por principios y una visión compartida en materia de democracia, derechos humanos, Seguridad Multidimensional y Desarrollo Integral.

En su discurso por la inauguración de la Cuadragésimo Sexta Asamblea General Ordinaria de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Almagro invitó a colocar a la entidad cada vez más cerca de la gente.

Expresó que para avanzar hacia la sostenibilidad integral en el hemisferio se requiere de una transformación institucional que genere un nuevo lineamiento, en el que deben correr juntos para colocar el organismo multilateral más cerca de la gente.

Dijo que para terminar con la pobreza se debe ir de la mano con estrategias que favorezcan el crecimiento económico y se aborden las necesidades sociales, entre las que se señaló, la igualdad de género, el acceso a una educación de calidad, salud, oportunidades de empleos, el desarrollo económico y la sostenibilidad.

“Si para 2030 queremos dejar atrás la pobreza tal como la conocemos hoy y pasar a un hemisferio con equidad, donde los patrones de producción y consumo se inviertan y den lugar a modelos más sostenibles de vida en común, es imperioso comenzar ya a dar los pasos en esa dirección y para ello estamos ante un claro desafío cultural y ético”, señaló el Secretario general de la OEA.

Dijo que la Declaración de Santo Domingo será fiel reflejo de que los desafíos multidimensionales del desarrollo sostenible -económicos, sociales y ambientales- deberán ser abordados por instituciones innovadoras, donde del interés sectorial se pase a la dimensión transversal dominada por valores como la equidad, la inclusión y la prosperidad compartida.

Almagro expresó que nuestro continente sigue siendo aún hoy, una de las regiones más desiguales del mundo.

Indicó que la ineficiencia en cuanto a la distribución de ingresos, bienes, acceso a servicios básicos y justicia ha sido una constante que afecta directamente el pleno ejercicio de los derechos políticos, económicos, sociales y culturales de la ciudadanía, y tienen un impacto negativo en la estabilidad de nuestras democracias. Enfatizó en que la Secretaría General ha colaborado con los diversos actores de la sociedad civil organizada generando un claro ejemplo de que trabajando conjuntamente, se puede avanzar.

Danilo Medina destaca la importancia del cónclave

En su discurso, Danilo Medina destacó la importancia del cónclave, en el que “estamos en la obligación de renovar nuestro compromiso en pro del desarrollo de nuestros pueblos y de la promoción de un futuro económico, social y ambientalmente sostenible, para las generaciones presentes y futuras”, precisó.

Esta 46 Asamblea de la OEA tiene como tema central el “Fortalecimiento Institucional para el Desarrollo Sostenible en las Américas”, el cual será discutido por los cancilleres y representantes de los 34 Estados miembros, en procura de desarrollar una agenda común, con vigencia y efectividad.

Se realizarán dos plenarias que se llevarán a cabo del 14 al 15 de junio, en el recién construido centro de convenciones de la Cancillería.

Período de sesiones será histórico

El presidente Danilo Medina consideró que este período ordinario de sesiones será histórico, porque en él se aprobarán finalmente dos documentos que llevan años negociándose en el seno de la Organización de los Estados Americanos (OEA).

“Me refiero a la Declaración Americana sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas y al Programa Interamericano para el Desarrollo Sostenible (PIDS)”, sostuvo el mandatario.

Manifestó que es un orgullo que sea en República Dominicana, el mismo territorio en el que desembarcó Cristóbal Colón en el año 1492, el que acoja ahora la firma de esta “largamente esperada Declaración Americana sobre los derechos de los Pueblos Indígenas”.

De la misma forma, señaló que cuando cerca al 70 aniversario de la constitución de la OEA, se hace obligatorio renovar el compromiso en pro del desarrollo de nuestros pueblos y de la promoción de un futuro económico, social y ambientalmente sostenible para las generaciones presentes y futuras.

En tal sentido, consideró que es evidente que la Agenda 2030 aprobada por las Naciones Unidas y el Acuerdo de París sobre cambio climático plantean nuevos retos y desafíos para la OEA y los países miembros.

Representantes de Estados miembros

Al acto inaugural también asistieron, el secretario de Estado de los Estados Unidos, John Kerry, así como los cancilleres Claudia Ruiz Massieu, de México; María Ángela Holguín Cuéllar, de Colombia; Guillaume Long, de Ecuador; Susana Malcorra, de Argentina; David Choquehuanca, de Bolivia, y Pierrot Delienne, de la vecina nación de Haití.

Asimismo, Charles Fernández, de Antigua y Barbuda; Hugo Martínez, de El Salvador; Carlos Raúl Morales, de Guatemala; Ana María Sánchez de Perú; Mark Brantley, de San Cristóbal y Nieves; Maxine McClean, de Barbados; Wilfred Elrington, de Belice; Isabel de Saint Malo de Alvarado, de Panamá; Alba Baptiste, de Santa Lucía; Niermala de Bradisisng, de Surinam; y Rodolfo Nin Noboa, de Uruguay, entre otros.

Los presentes en el acto inaugural disfrutaron del espectáculo “La Tambora y América”.