Escuelas de Choferes son un Negocio no Regulado

Destelao.com te informa:

Santo Domingo.- En la República Dominicana quien no ha aprendido a conducir en el “carrito” de la familia, opta por pagar “par de clases” de conducción a particulares.

26 Dic 2016 0 comment   Diana Rodríguez

Pero la falta de regulación en este servicio ha hecho surgir un mercado informal que va en crecimiento, especialmente en la capital.

De acuerdo con datos suministrados por el presidente de la Asociación de Dueños e Instructores de Escuelas de Choferes, Aquiles Fernández, la organización tiene 72 escuelas afiliadas en todo el territorio nacional.

Pero el dato no determina la cantidad real de escuelas instaladas en suelo dominicano, ya que según afirma el subdirector técnico de la Dirección General de Tránsito Terrestre (DGTT), cada día son más las personas que utilizan su vehículo para impartir prácticas de manejo sin contar con una autorización.

La Ley de Tránsito No 241 establece en su artículo 186 que el permiso de operación de las escuelas de choferes debe ser emitido y renovado por la DGTT.

“Yo no recuerdo cuándo fue la última vez que vinieron a renovar permisos”, dice Luis Pérez Simón.

El funcionario destaca que en los últimos dos años recibieron 15 solicitudes de permisos, de las cuales solo aprobaron siete. La renovación del permiso deberá efectuarse cada año. “La mayoría de las escuelas aquí están ilegal. El que ha quedado sin empleo le pone a su carro su nombre y comienza a dar instrucciones”, afirma.

Al referirse a las escuelas que no cuentan con permisos para operar, dice que “realmente no están funcionando como un centro que da instrucciones y conocimientos a las personas que van a adquirir la licencia por primera vez”.

Dice desconocer el número de escuelas que no tienen autorización para operar. Ante la pregunta de por qué no se regula la situación, precisó que controlarla es una competencia de las autoridades fiscalizadoras del tránsito.

En palabras de Pérez Simón, las escuelas de choferes juegan un papel trascendental, porque proveen al aspirante a conductor del conocimiento básico en materia de conducción, haciendo más fácil el proceso para obtener la licencia.

Operaciones de escuelas

El interesado en abrir una escuela para dar instrucciones sobre manejo de vehículos de motor deberá solicitar un permiso a la DGTT. Corresponde a inspectores del organismo adscrito al Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones, comprobar que el local donde se impartirán las clases cuente con lo necesario.

En esa revisión se toma en cuenta el programa de instrucciones tanto práctico como teórico.

Además de realizar una evaluación al personal que formará al futuro conductor, también se revisan las condiciones de los vehículos utilizados en las prácticas de manejo, también se verifica si la revista y la matrícula de estos están en consonancia con lo establecido.

La Ley 241 en su artículo 188 establece que todo permiso concedido por la DGTT será cancelado si la persona que operare la escuela para conductores, o sus empleados, no cumplieren con los requisitos o los reglamentos que promulgare el Poder Ejecutivo.

Sobre las sanciones, el artículo 189 explica que “toda persona que operare una escuela para enseñar a manejar vehículos de motor, sin estar autorizada por la DGTT, se castigará con multa no menor de RD$100 ni mayor de RD$300.

También dispone que toda persona autorizada a operar dicha escuela que violare cualquiera de las demás disposiciones o reglamentos promulgados por el Poder Ejecutivo al efecto, se castigará con multa no menor de RD$25 ni mayor de RD$100.

 

“Yo no recuerdo cuándo fue la última vez que vinieron a renovar permisos de la escuelas de choferes”

Luis Pérez Simón

subdirector técnico de la DGTT

 

“Ahí tienen años que no renuevan un permiso. Ellos tienen la plataforma y son los que deben exigir”

Aquiles Fernández

Presidente de la asociación

 

Instructores dicen que DGTT no está renovando permisos

El presidente de la Asociación de Dueños e Instructores de Escuelas de Choferes, entidad fundada en 1973, indica que de las 72 escuelas afiliadas a la organización, el 70 por ciento están en la capital.

Destaca que en el país existen otras organizaciones de esta naturaleza. Asegura que si los instructores de escuelas de choferes no cuentan con sus permisos renovados es porque la DGTT no está activa en esta labor. “Ahí tienen años que no renuevan un permiso.

Ellos (DGTT) son los que tienen la plataforma y los que deben exigir la renovación de permisos”, afirma. Indica que el hecho de que haya personas instruyendo informalmente a los aspirantes a conductores perjudica en gran manera el trabajo de quienes se han preparado para impartir este tipo de enseñanza.