“Del Presente al Futuro” La Cámara de Cuentas: Objeto, Ámbito de Acción y sus Atribuciones (2-5)

Destelao.com te informa:                     

Santo Domingo AEste, Provincia Santo Domingo, RD:- La Ley No. 10-04 de la Cámara de Cuentas de la República Dominicana, que fue promulgada el 20 de enero del año 2004, en sus Capítulos I y II, trata sobre el Objeto y el Ámbito de Acción y las atribuciones respectivamente que posee este Órgano Superior o Constitucional del Sistema Nacional de Control y Auditoría del Estado dominicano.

01 Nov 2016 0 comment   José Núñez

En la introducción de esta importante ley, lo que se hace es establecer con meridiana claridad las atribuciones y competencias de la Cámara de Cuentas, además, dictamina sobre instituir el Sistema Nacional de Control y Auditoría, y que se armonicen las normas legales relativas al citado Sistema. 

En este mismo contexto, se le autoriza a la Cámara de Cuentas identificar las instituciones responsables de aplicarlas y jerarquizar su autoridad, facilitando la coordinación interinstitucional. También manda a promover la gestión ética, eficiente, eficaz y económica de los administradores de los recursos públicos. 

Siguiendo con el Objeto de la Ley 10-04, en su Capítulo I, Artículo 1, autoriza a los administradores estatales a facilitar una transparente rendición de cuentas de quienes desempeñan una función pública o reciben recursos del erario. 

En el Capítulo II del También Artículo 2, se concentra en el Ámbito de Acción para lo cual puede regir o aplicarse la mencionada Ley No. 10-04, y que contiene siete numerales, a saber; en, 

1. Los poderes públicos, órganos constitucionales y sus dependencias;

2. Los órganos que conforman la administración pública central;

3. Las instituciones autónomas y descentralizadas del Estado y sus dependencias;

4. Las entidades de derecho público creadas por ley o decreto;

5. Los ayuntamientos municipales, sus dependencias y otras corporaciones edilicias, así como el organismo regulador de los mismos;

6. Las sociedades o empresas cuyo capital esté integrado, aunque sea parcialmente, por aportes del Estado, los municipios o las instituciones autónomas;

7. Las personas físicas y jurídicas, públicas o privadas, que recauden, reciban o administren, a cualquier título, recursos públicos, o que estén vinculados contractualmente con el Estado, los municipios o las instituciones autónomas. 

El tema de los recursos públicos, que se encuentra en el Capítulo II de esta Ley 10-04, en el Artículo 3, nos dice que éstos (Los Recursos Públicos), son la totalidad de los bienes, fondos, títulos, accione, participaciones, activos, rentas, utilidades, excedentes, subvenciones y derechos que pertenezcan al Estado o a sus instituciones, sea cual fuere la fuente de la que procedan, incluyendo los provenientes de préstamos, donaciones y entregas que, a cualquier título, realicen a favor de aquellas personas naturales, jurídicas u organismos nacionales o internacionales. 

Y puntualiza en el único párrafo del Artículo 3, de la ley que nos ocupa, “Queda expresamente establecido que los recursos públicos no pierden su calidad de tales por el hecho de ser administrados por personas físicas, corporaciones, fundaciones, sociedades civiles, compañías comerciales y otras entidades de derecho privado, cualquiera que hubiere sido o fuere su origen, creación o constitución”. 

Es decir, los Recursos Públicos no importando quien o quienes sean, le he indiferente, ya sea por  las características de los establecimientos, estatus social de las personas o figuras accionarias en las cosas públicas,  nunca pierden su calidad de ser propiedad del Estado dominicano. 

Mientras que en el mismo Capítulo II, en su Artículo 4, que aborda el tema del Servidor Público, se describe como tal, a todo dignatario, autoridad, funcionario o empleado que preste sus servicios en forma remunerada o gratuita en instituciones del Estado, mediante cualquier modalidad de elección, designación, relación o vínculo legal. 

En conclusión, se debe destacar la claridad del Objeto, el Ámbito de Acción y las Atribuciones de la Ley No. 10-04 que rigen para la Cámara de Cuentas de nuestro país, por lo tanto, cualquier debilidad en su implementación no está en sus enunciados, sino en sus ejecutores.

 Autor: José Núñez                            

@josenunez00