“Del Presente al Futuro” La Cámara de Cuentas: El Valor de la Jerarquía y su Rol en el Sistema Nacional de Control y Auditoría (3-5)

Destelao.com te informa: 

Santo Domingo Este, Provincia Santo Domingo, RD:- En una institución, jugar el papel jerárquico, como es el caso de la Cámara de Cuentas en el Sistema Nacional de Control y Auditoría, siempre será de suma importancia, máxime cuando se trata se salvaguardar las cosas del erario, es decir, que es de todos, y por lo tanto se tiene que ejecutar en base a políticas y normas con buenos y transparentes procedimientos.

03 Nov 2016 0 comment   José Núñez

El rol de la Cámara de Cuentas en su papel jerárquico tiende a acentuarse cuando tiene que coordinar con sus homólogas estatales, las cuales poseen independencia de ésta, tanto a nivel presupuestario como operativo.  

De ahí es que observamos en el Capítulo I, Artículo 5, sobre la base en que se instituye el Sistema Nacional de Control y Auditoría, soportado en la Ley No. 10-04, la cual abrió el camino de la modernización en la Cámara de Cuentas del país. 

Este Sistema comprende el conjunto de principios, normas y procedimientos que regulan el control interno institucional y el control externo de la gestión de quienes administran o reciben recursos públicos de entidades sujetas al ámbito de acción de esta ley, con el propósito de lograr  el uso ético, eficiente, eficaz y económico de tales recursos y, además, con el debido cuidado del ambiente. 

En este orden de ideas, el Artículo 6 del citado Capítulo I, conceptualiza el tema de la Jerarquía de la Cámara de Cuentas, donde puntualiza que “es el órgano superior del Sistema Nacional de Control y Auditoría. En tal virtud, tendrá facultad para emitir normativa de carácter obligatorio, promover y alcanzar la coordinación interinstitucional de los organismos y unidades responsables del control y la auditoría de los recursos públicos y formular un plan nacional tendente a esos fines”.

Siguiendo con el Capítulo I, ahora en su Artículo 7, el cual trata sobre los cuatro (4) Elementos del Sistema Nacional de Control y Auditoría, que son; los controles externos e internos, el legislativo y el social.

El control externo, el cual corresponde a la Cámara de Cuentas rectorarlo, es decir, operativizarlo. Consiste en el examen profesional, objetivo, independiente, sistemático y selectivo de evidencias, efectuado con posterioridad a la actuación o gestión de los administradores públicos, de las personas físicas y jurídicas, públicas o privadas, sujetas a esta ley. 

En el caso del control interno, que consiste en el conjunto de planes, estrategias, sistemas, normas y procedimientos establecidos para proteger los recursos públicos, alcanzar sus objetivos con ética, eficiencia, eficacia, economía y debido cuidado del ambiente, también asegurar el cumplimiento de las normativas vigentes y la confiabilidad en la información gerencial, así como facilitar la transparente rendición de cuentas de los servidores públicos.

Este control interno está bajo la responsabilidad de la Contraloría General de la República y de sus unidades de auditoría interna, dentro del ámbito de su competencia, lógicamente.

El tercer elemento del Sistema Nacional de Control y Auditoría lo tenemos en el control legislativo, que como su nombre lo indica, corresponde al Congreso Nacional ejercer la fiscalización de los recursos públicos en base, entre otros, a los informes presentados por la Cámara de Cuentas, de conformidad con las normas constitucionales y esta ley.

El último de estos controles, el control social, que no por ser el que está de número cuatro es el menos importante, ya que es éste el que puede ser que contribuya más a poner en prueba la muy cacareada y polémica trasparencia estatal. Nos plantea, que la sociedad dominicana, a través de sus entes auténticamente conformados y con representación legítima, tiene el derecho y la obligación de contribuir con los organismos de control externo e interno y con los especializados en la prevención e investigación de la corrupción, para que los recursos públicos sean utilizados dentro del marco de la ley, y con todas sus prerrogativas.

Para tal efecto, los organismos públicos deberán facilitarles la información pertinente y la asesoría y mecanismos de coordinación a los entes representativos formales del país, dentro del marco de la competencia de estas instituciones públicas que administran los recursos del erario.

Por lo indicado en los dos párrafos anteriores, las organizaciones de la sociedad civil tendrán acceso a la Cámara de Cuentas para canalizar sus observaciones y sugerencias, según el mandato del único párrafo del acápite cuatro (4), de la Ley 10-04, en el Capítulo I.

En definitiva, la Ley No. 10-04 de la Cámara de Cuentas, autoriza que a este tipo de organizaciones denominadas de la sociedad civil, se le debe tener un canal expedito para presentar sus observaciones, sugerencias, reclamos o demandas, las cuales tienen que ser respondidas diligentemente y dentro de las posibilidades y el marco de acción de la institucionalidad. 

Se puede concluir ratificando, que la Cámara de Cuentas, como ente Jerárquico superior del Sistema Nacional de Control y Auditoría,  está empoderada para actuar dentro del marco de la Ley de leyes sin obstáculos, tanto ex antes como ex post, es decir, para evitar o castigar el uso indebido de los recursos públicos.

Autor: José Núñez

@josenunez00