Destelao.com te informa

Padre e Hijo

Estaba sentado en casa, haciendo algunas cosas del trabajo, cuando de pronto recordé sorprendido “mañana es el día de los padres”; debo salir para comprarle un regalo a mi viejo.

 

Me cambié rápido para ir a la tienda, cuando estaba a punto de irme, recordé algo que mi padre siempre decía en las fechas de regalos: “no se preocupen por lo material, un buen detalle siempre es mejor que mil ostentosos y opulentos regalos” lo que era perfecto para mí, pues no tenía suficiente dinero.


Entonces me tranquilicé, fui a la Internet y busqué: (Regalos creativos y baratos para PAPÁ) aparecieron un millón de artículos y POST de todos los tipos, muchos de personas amargadas haciendo historias de sus tristes días de los padres, decían que odiaban a sus padres por nunca estar ni preocuparse por ellos, otros que no celebran el día de los padres porque lo único importante es la madre y es la que en verdad educa a los hijos, me sentí impresionado y me dije:


“Guao, no sabía que habían padres tan malos, el mío es

bueno hasta ahora o tal vez todos sean malos”


Bueno nos dejó cuando yo tenía apenas cinco (5) años; aunque siempre estuvo ahí para nosotros, nos buscaba, pagó educación, comida, salud, etc… pero a lo mejor lo hacía sin querer, esa es su obligación como padre y nadie lo mandó a tener hijos; aunque aprendí muchas cosas de él, como que las hormigas pican o que el lobo aúlla, que debo darle amor a mi familia cuando la tenga, pero volví a pensar: me dejó y yo sólo era un niño, eso sí que no se lo perdonaré, yo era el menor, por ende el que más necesitaba un padre, mañana no le regalaré nada, solo iré al “Almuerzo anual por el día de los padres” que hacemos en su casa, le diré con una cara muy seria “Felicidades Papá” y murmuraré un “Te quiero” para que sólo él lo escuche y no me dé vergüenza, además eso lo hará sentir bien y habré cumplido con mi labor como hijo…


No salí a ningún lado, por lo que no compré regalos, me preparé para dormir, pero antes di una revisada de rutina a mi Facebook, allí encontré un artículo muy peculiar que alguien compartía desde un periódico digital, decía lo siguiente:

 

¿Qué es un padre?

Podemos decir que padre es quien te cría, te mantiene, a quien le pides dinero cuando vas a salir… y todas esas cosas que tienen que ver con dinero. Es quien no merece nuestro respeto, nuestro amor o nuestra comprensión. Es a quien ignoramos cuando nos corrige, y a quien dejamos de lado en cada decisión importante de nuestras vidas…

Pues claro que no, un padre es una de esas personas que nos muestran el amor incondicional. Es aquel hombre que aun siendo el más rudo del mundo, podemos ver su expresión de ternura al tener su primer hijo.

Es quien está ahí cuando aprendes a caminar, a leer, a montar bici y cuando pierdes tu primer diente. Si bien es cierto que a veces no son los más comprensivos también es cierto que a su muy singular forma solo quieren protegernos y guiarnos por el buen camino.

El amor de un padre por su hijo ciertamente es grande, y afortunados los hijos que han tenido la oportunidad de tener un padre como este. Por estas y muchas otras razones es el motivo de que celebremos el Día del Padre.

¡¡¡FELICIDADES PAPÁ!!!


Me detuve y reflexioné, me dije a mi mismo: no tengo que comprar nada para que mi padre se sienta bien, sólo tengo que demostrarle lo mucho que me importa el simple hecho de que junto con mi madre me haya dado el regalo de la vida; decirle que me siento muy agradecido de que me haya ayudado con amor a convertirme en un joven de buena formación académica y familiar.


Al día siguiente desperté bien temprano para escribirle una carta a papá, donde le explicaba todo lo que había pasado por mi mente el día anterior; mientras escribía fui recordando cada detalle de mi infancia, como cuando mis hermanos y yo peleábamos por estar “encaramados” en sus brazos, o cuando me llevaba al campo “Conuco” en su vieja camioneta roja y me hablaba de lo bella y bondadosa que ha sido la madre naturaleza con nosotros, mis ojos no se contuvieron y se llenaron de lágrimas al recordar su amor como padre, me sentí mal y arrepentido por nunca haberle dicho lo que significa para mi ser su hijo, en ese momento solo quería que supiera lo mucho que lo amo y que a pesar de las discusiones y contrariedades que hayamos tenido, respeto todas y cada una de sus decisiones y que sabía que él me ama a mí también sin importar mis defectos. Al final puse lo que todos:


FELIZ DÍA PAPÁ, éste es tu regalo, espero que lo disfrutes…


Cuando mi padre leyó la carta, rió a carcajadas, por hacerla llegar a él de una forma muy particular, que sólo él entendería, me dio un fuerte abrazo y me dijo:


-Hijo te amo a ti y a tus hermanos, ustedes me han ayudado a ser mejor persona, me enseñaron que el significado de ser padre es siempre velar por el bienestar de sus hijos, sin importar su conducta o forma de ser, siempre darles amor y tratar de guiarlos en la forma correcta.

 

Creo que hice el mejor de los trabajos con ustedes…