D’Estelao.com te informa

El Nuncio apostólico para República Dominicana, Józef Wesołowski, oficio la mañana de hoy una misa de bendición por la llegada de un año nuevo a los miembros de la Policía Nacional, a quienes felicitó por el buen trabajo que realizan a favor de toda la sociedad y anunció su respaldo a las actividades que realiza el mayor general José Polanco Gómez, jefe de la Policía, para prevenir la delincuencia.

Al oficiar una eucaristía, el representante del Papa en el país, exhortó a todos los agentes del orden a seguir cumpliendo con la misión de prevenir acciones delictivas de la misma manera como lo han hecho hasta el momento.

Agradeció la invitación que le hiciera el jefe de la Policía, mayor general Polanco Gómez, para oficiar una misa en la Iglesia San Judas Tadeo, del Palacio de la Policía.

“Vamos a pedir al Dios Todopoderoso las bendiciones para cada uno de los miembros de la Policía y sus familiares”, precisó el nuncio apostólico.

Dijo esperar que el accionar de los agentes del orden esté protegido a cada momento por Dios, debido a las delicadas funciones que desempeñan.

El nuncio Wesolowski estuvo acompañado del monseñor Benito Ángeles, secretario general de la Conferencia del Episcopado y el padre Ángel Pérez Barroso.

En la misa, celebrada en ocasión de celebrase hoy la fecha del Bautismo del Señor, estuvieron presentes el jefe y subjefe policial, mayor general José A. Polanco Gómez, y el general Víctor Campusano Jiménez, y su esposa Teresa Welosky de Capusano, presidenta de la Asociación de Esposa de Oficial de la Policía.

Asistieron, además, los mayores generales Henry Peralta Jiménez y Pedro Antonio Cáceres Chestaro, así como  los generales Héctor García Cuevas, Ramón Ciriaco Núñez, Nelson Rosario, Franklin Vittini, Leonte Alburquerque Saso, Miguel de la Cruz Reyna,  Manuel E. Castro Castillo, Valentín Rosado Vicioso y Francisco Abreu Montes de Oca.

También los coroneles Jacinto Minaya, Máximo Báez Aybar, Pedro José Castro Castillo, Jacobo Mateo Moquete, entre otros. 

Tras ser oficiada la misa, el nuncio apostólico compartió en la Jefatura de la Policía, con el mayor general Polanco Gómez y demás oficiales generales y superiores, así como con la señora Welosky de Campusano.