Destelao.com te informa

Federico Castillo, un hombre al caer la tarde, acaba de cumplir 84 años rodeado de sus hijos, nietos, bisnietos y chornos, está como un cañón.

El secreto según cuenta es levantarse tempranito y dormir desde que marcan las 8 de la noche, lleva una vida practica, no sufre de nada, no toma alcohol, ni fuma, come de todo y es selectivo con las carnes.

Desde muy joven se dedicó a pintor de brocha grande, le trabajó a los Trujillo, participó en calidad de contratista de pintura en cientos de obras de las de Balaguer, comenzó desde temprana edad a tener desempeño por su propia cuenta.

Don Federico cuenta que desde que tiene uso de razón no se ha bañado que no sea con agua tibia, desayuna con víveres preferiblemente plátano maduro con leche y dos huevos pasados por agua, no come grandes cantidades y tienes sus horas preferidas para hacerlo.

A pesar de que realizó el trabajo de pintor, su salud está a sus 84 casi en perfecto estado, lo que más le agrada es que le festejen sus aniversarios y estar rodeado de sus seres queridos en su humilde hogar pasa el día feliz con sus nietos y bisnietos sobre todo.

La familia le aprecia de forma muy especial y distinguida y sus amigos le valoran por su gran actitud y vocación de servicios, ya aspira a celebrar los 85 para esta misma fecha con un sancocho más grande que el realizado porque sabe que el que viene habrá más personas entusiasmada para celebrar la llegada de un año más de vida, don Federico, dice a viva voz que si muere hoy moriría feliz por el gozo que le han ofrecido sus hijos, demás parientes y relacionados, pues nació el 23 de marzo de 1927 y siempre ha sido amado y respetado por todos.