Destelao.com te informa

Línea Noroeste.- El presidente Leonel Fernández cenó con 20 mil familias del sector Cienfuegos y entregó miles de cajas navideñas en Santiago y pueblos de la Línea Noroeste.  Fernández llegó a las 8:25 de la noche junto a la primera dama, margarita Cedeño de Fernández, donde en su buen ánimo tuvo tiempo para “hacer coro” a un merengue típico tocado por el campesino Francisco Ortiz y que llevaba por título “Yo juego a Leonel”. En un momento Fernández cambió la estrofa y dijo “yo juego a Leonel y eso está, y con Danilo y Margarita esa pela va”. 

Previo a la cena en su recorrido por los barrios de Santiago, dijo que actuó como un juez en la escogencia de los jueces para dirigir las altas cortes. 

Durante la entrega de canastas navideñas en el sector La Joya, Fernández refirió que en su cargo como presidente del Consejo Nacional de la Magistratura actuó lo más apegado a la forma en que deben actuar los magistrados. 

“Como presidente del Consejo Nacional de la Magistratura yo actúo casi en función de juez, y ya se dice que los jueces hablan por sentencia, de manera que no tengo nada que añadir”, indicó.

Estabilidad económica

En otro orden, dijo que su gobierno ha tomado todas las medidas necesarias para que en el año 2012 continúe la estabilidad y el crecimiento económico.

Volvió a reiterar el informe de la revista The Economist que presenta a la República Dominicana como uno de los pocos casos de éxito a nivel mundial en materia económica. 

Fernández consideró que la evaluación realizada por esa prestigiosa revista debe poner a todos los dominicanos orgullosos. 

Sin embargo, dijo que tanto Estados Unidos y Europa continuarán estimulando sus economías.

“El año próximo la economía mundial estará en incertidumbre, Europa seguirá con bajo niveles de crecimiento, en Estados Unidos tratan de implementar políticas de estímulos al crecimiento económico y generación de empleos, pero en la República Dominicana hemos tomado todas las providencias para que el año 2012 el crecimiento y la estabilidad continúan, y por tanto, el bienestar del pueblo dominicano”, apuntó Fernández al conversar con los periodistas. 

En cada parada miles de dominicanos lo esperaban, algunos desde las cinco de la madrugada, pero fue hasta la 1:30 de la tarde cuando pisó en Montecristi. 

Tras su salida, el tumulto de personas que reclamaban una caja navideña prácticamente se vieron enfrentadas con las personas destinadas para la repartición de los productos.

El Presidente escucha quejas

El presidente Leonel Fernández inició su recorrido por Montecristi en el barrio las Flores; posteriormente se trasladó a Dajabón, donde se detuvo con un niño que presentaba una fractura en una pierna y su madre Maritza Olguín a la que le entregó una contribución económica. En el barrio Benito Monción hizo otra parada. Allí escuchó la queja del peregrino Ángel Sosa sobre su cancelación. 

De Dajabón voló en helicóptero hasta Santiago Rodríguez, siguió hasta Mao y concluyó en Santiago, donde realizó un recorrido por los sectores La Joya y los Jazmines. 

En la cena de Cienfuegos tuvo tiempo hasta para tararear una canción compuesta por el campesino Francisco Ortiz, con un acordeón regalado por Fernández y que hablaba de las victorias obtenidas por el mandatario. 

Dijo que se ganó el derecho a estar presente en la cena, pues, una parte de las obras prometidas fueron cumplidas y que de lo contrario no se hubiese atrevido a compartir.

Monseñor Ramón Benito de la Rosa y Carpio bendijo la cena, y Víctor Luciano tuvo a su cargo las palabras de agradecimiento.