Desde el Municipio: A Ocuparnos de estas Preocupaciones Sociedad Dominicana

Destelao.com te informa:

Estamos absortos y perplejos ante diferentes situaciones que producen válidas preocupaciones a la sociedad dominicana. Los medios de comunicación, las redes sociales, los comentarios en barrios y centros de trabajo las bailotean y zarandean. 

12 Mar 2018 0 comment   Juan López

Procede que gobernantes, líderes de los partidos y de las organizaciones de la sociedad civil, las academias, intelectuales y profesionales evalúen a profundidad esas preocupaciones y manifiesten disposiciones de aportar soluciones democráticas, pacíficas y acordes con las expectativas del pueblo dominicano. 

He aquí seis de las preocupaciones que ameritan el empoderamiento e inmediata ocupaciones para contribuir con la paz social y progreso material y  socio-cultural de nuestro país: 

1.- Luego de largos meses que dos diferentes Comisiones Bicameral estudiaban el proyecto de Ley de Partido y el Comité Político del PLD dejar en manos del Congreso la decisión sobre el tipo de primaria, con  “incomprensibles” designaciones en el Senado se formó una nueva comisión y, por separado, los diputados constituyeron otra. 

Por las contradicciones políticas que existen en torno al tipo de primaria y otros aspectos, se vislumbran dos informes diferentes, lo cual es una preocupación porque sería un obstáculo  para que nuestros legisladores asuman la ocupación de arribar al consenso imprescindible para la definitiva aprobación de la Ley de Partido. 

2.- La “carta de presentación” de la señora RobinBernstein, que podría ser la embajadora de EUA en nuestro país, es una delicada preocupación. Todo parece indicar que repetirá el controversial estilo  del anterior Embajador. No quieren admitir la inexistencia de “apátridas” en nuestro país. 

Esa proclama de que vendrá a “defender los derechos de los haitianos que les quitó la sentencia 168-13”  es mandatorio para que la sociedad dominicana se ocupe del principio de autodeterminación de los pueblos y la firme defensa de la soberanía nacional. 

3.- La memoria del Prof. Bosch y el pueblo que representa el PLD no merecen el espectáculo que, mediante absurdas y bizantinas discusiones públicas,  están exhibiendo algunos peledeistas. Es una preocupación que, indirectamente,  afecta la gobernabilidad e institucionalidad democráticas.

La paz social  y el progreso económico, social y político que disfruta nuestro país, obligan a los máximos dirigentes del PLD a ocuparse con madurez, sensatez e inteligencia emocional para implementar un proceso interno que, democráticamente,  les permita superar con seriedad sus diferencias, a los fines de consolidar la democracia, evitar el retroceso y, desde el poder,  continuar aportando bienestar social al pueblo dominicano. 

4.- No obstante la enorme presión social que obligó a los dirigentes de la ADP a volver a las aulas. la semana pasada, sigue siendo una válida preocupación ese recurrente método de lucha que utiliza la ADP como chantaje para obtener supuestas reivindicaciones, ignorando las privaciones del “pan de la enseñanza” que producen a más de dos millones de estudiantes y el grave daño que ocasionan a los indiscutibles avances de la Revolución Educativa. 

El pueblo, a través de la comunidad educativa, los líderes de las organizaciones de la sociedad civil, los partidos políticos, toda la opinión pública del país,  el gobierno central y las autoridades del MINERD tienen que seguir ocupados 24/7 para evitar otras injustas, dañinas  e inmerecidas huelgas de profesores que lidera el sector anarcosindicalista de la ADP. 

5.- Es muy preocupante que el Pleno de la JCE decidiera, por razones no muy claras, echar al zafacón los más de 34 millones de dólares que costaron los equipos tecnológicos que fueron  adquiridos  para el escrutinio de las votaciones.

Es necesaria una firme ocupación para exigir al Pleno de la JCE mayor respeto por  los intereses del pueblo, prudencia en sus gestiones y actuaciones transparentes, al margen de la mezquindad politiquera para tranquilidad de ellos y de la sociedad dominicana. 

6.- Se avecina el largo asueto de Semana Santa, parte de la tradición cristiana de nuestro país. Sigue siendo una preocupación la cantidad de heridos y muertos que, cada año, producen  los accidentes automovilísticos por como consecuencia del desenfreno de las inconductas y bebidas alcohólicas.

Exhortamos a una mayor ocupación y prudencia a quienes se desplazarán a pueblos, playas y ríos del interior. Nuestras autoridades también deben ocuparse para retomar los valiosos operativos y aplicar todas las medidas que fueren   necesarias para salvar vida, a fin de que resulte placentero el regreso a casa, a las actividades productivas y sociales para seguir echando pa’lante a la R. Dominicana.  

 

Por Juan López