DENUNCIA PUBLICA: Carta Abierta de un Defensor de la Patria al Sr Presidente

Sr. Presidente y Autoridad Suprema de las FF.AA.

Lic. Danilo Medina;

Sus manos,

Porque Dios «pagará a cada uno según lo que merezcan sus obras».

Romanos 2:6

Honorable Sr. Presidente, me veo en la necesidad de ocupar su elevada atención, para manifestarle los hechos indignantes de los que fui y sigo siendo objeto, entre ellos: la degradación publica y luego por el sistema del rango, siendo prohibido por la Carta Magna en tiempo de paz y luego arbitrariamente se recurre a la cancelación sin piedad del nombramiento de oficial de nuestras gloriosas Fuerzas Armadas, esto sin darme nada escrito que provenga del Poder Ejecutivo, sin derecho a defensa, sin respeto al debido proceso, a los Derechos Humanos y a la dignidad humana, cuestión que ni siquiera ese trato se le da a delincuentes, narcotraficantes etc. Sr. Presidente, recibí un trato vil que no se le da ni siquiera a un prisionero de guerra, quien también goza de un honor que hay que reconocer.

22 Ago 2018 0 comment   Dayvi López Vargas, M.A. Defensor de la Patria, historiador y docente universitario.

Quien le escribe es un humilde oficial, que escribo bajo los dictados de mi conciencia desde un rincón de mi casa, que administra la página de interés militar más seguida en la Republica Dominicana y otros países de Iberoamérica con más de 235. 000 Seguidores y de 3.1 millones de visitas semanales, fiel creyente en Cristo, honesto, correcto, de corazón puro, principios nobles, y con manos limpias, además de estas nobles virtudes, con sólida formación militar en escuelas militares argentinas, con una carrera militar sin jamás haberle faltado el respeto a un superior, ni una sanción por faltas a superior alguno, instructor de oficiales y alistados de más de seis Promociones de la Dirección General de Entrenamiento. Cuento con una licenciatura con honores, 5 posgrados entre ellos una maestría, capacitado como piloto de avión, docente universitario y graduado de honor en cursos de infantería de nuestras escuelas y con la Orden al Mérito Militar.

Detalles de lo Ocurrido en el informe hecho por el suscrito de fecha 24-4- 2018:

Se realizó un allanamiento en la casa de mis padres donde se llevaron todos los equipos electrónicos y el suscrito llevado ante el Director del J2 donde me acusaba de publicar en las redes contra el Presidente, y contra superiores. El 24 de abril hice un informe exponiendo a mi unidad el arrebato de ira y abuso de autoridad por parte del Sr. Director del J2 donde el superior me dice que estoy degradado, que soy un traidor al gobierno de Danilo Medina y a los superiores, conspirador desleal, que no merecía vestir el uniforme y que eso era empezando. Luego el día 20 de abril en una actividad en el Mide, a más de un mes de la investigación, nuevamente mi superior jerárquico Coronel Calcaño se acerca personalmente ante mi parándome en atención y me reprende de que si era yo el que hablaba de él en las redes? etc. Y de que me iba a costar decir que él era maricon... y me manifestó; yo no lo degrade a usted? Que usted busca con esos rangos?. A partir de ahí y luego de comunicarse por teléfono solicita que sea degradado por el sistema y ordena a un componente del J2 y subalterno del suscrito a que me dirija al departamento de contrainteligencia, en donde no se me hizo ninguna interrogación y donde estuve por dos horas. Luego días después la persecución sigue, el Sr. Director del J2. Solicita cancelación de nombramiento ante el Sr. Ministro, cuestión por la cual apele al Estado Mayor General, donde se me cita y luego de ir allá nuevamente, el Director del J2 se me acerca y me manifiesta que vio el “informecito” ese que le hice y que “no me tenía miedo”, luego ingresa al despacho del Sr. Ministro y se pospone la supuesta reunión, luego fui llevado al J2 nuevamente y sin respuesta se me instruye que me retire.

Una premisa indispensable ante el Derecho Castrense es que toda decisión en perjuicio de un militar debe estar fundamentada en la justicia, y no podemos esperar justicia cuando se toman acciones contrarias al Debido Proceso, este debiendo ser respetado por todas las instituciones, incluso por los organismos castrenses, de igual forma se recurre a ser Juez y Parte, con faltas graves a los Derechos Humanos y a la propia ley que rige a nuestras Fuerzas Armadas, donde en la mayoría de los casos se le resta importancia a la justicia civil y a los propios consejos de guerra, estos hoy día casi en desuso, y se recurre a cancelar por “sus verdades”. La supuesta cancelación ocurre sin dárseme ningún documento escrito, solo fui llevado a un tribunal del alto mando de pasillos oscuros, donde no se permite abogado militar y menos civil, se le quita celulares, reloj y todo tipo de pertenencias, en el mismo lugar un superior recibiendo instrucciones y desconociendo a conveniencia que ningún militar se toca, sino que se le da órdenes, me arrebata las caponas con el rango de Capitán, siendo esta ganada y por decreto presidencial. La degradación es prohibida por ley durante tiempos de Paz y la cancelación de nombramiento de oficiales es una disposición pura y exclusiva de Ud. Señor Presidente, y que ningún oficio está por encima de un decreto presidencial y de la Constitución, art.128.

En este mismo orden mi Sr., le pongo de conocimiento el temor de mis padres por mi seguridad personal, debido a estos hechos que han perturbado la paz y tranquilidad familiar, y de Dios libre me ocurra algo, pues mis familiares y militares de confianza saben exactamente qué sector o grupo estaría involucrado.

Finalmente, con renovada esperanza en ser escuchado y con el único objetivo de seguir contribuyendo de manera activa con la Patria que soñó Duarte, a través de sus instituciones fundamentales: Fuerzas Armadas, se despide de Ud. Honorable Presidente, con la mayor consideración y respeto;

Dayvi López Vargas, M.A.

Defensor de la Patria, historiador y docente universitario.