¿Por qué no se me ocurrió a mí?

Destelao.com te informa:

Santo Domingo.- Las personas piensan que el emprendimiento, hasta cierto punto, cuenta con un ingrediente mágico. Al ver esa capacidad de generar ideas y ponerlas en práctica de una manera tan sencilla muchos se preguntan: ¿Por qué no se me ocurrió a mí? O en el peor de los casos: ¡Yo tenía esa idea también!

26 Nov 2015 0 comment
(0 votos)
  Aurys Cruz Jáquez
  • tamaño de la fuente

Debemos estar claros y conscientes de que a todo ser humano se le ocurren ideas, e incluso muy buenas ideas. Independientemente de la educación, clase social o cultura, el ser humano es capaz de generar ideas grandiosas. Todos tenemos sueños que queremos lograr y que sabemos que son posibles, entonces la pregunta es: ¿por qué no todos logramos nuestros sueños y metas?

La diferencia está en el emprendedor, en esa actitud emprendedora que impulsa a la acción y que sobrepasa lo ideal para llevarlo a lo real. Hay varios tipos de personas:

Las que matan las ideas en fracción de segundos: Son aquellas personas que no se dan el permiso de incubar una idea, e inmediatamente llega piensan que es imposible y que ni siquiera vale la pena evaluarla.

Las que viven con una idea: Son personas que tienen una buena idea, pero siempre tienen las excusas perfectas para no llevarlas a cabo, estas pueden durar años y hasta morir con excelentes ideas, sabiendo que sí son posibles.

Las que copian las ideas: Estas piensan que no cuentan con la capacidad de generar buenas ideas y prefieren buscar ideas que ya funcionan y que fácilmente podrían aplicar.

Las personas emprendedoras: No importa que tan tonta parezca la idea, ni lo que cueste realizarla, la harán, aunque fracasen en el camino, aunque el resultado no sea el esperado y aunque no cuente con los recursos necesarios, los buscará y la realizará.

En este caso vemos que la diferencia radica en el emprendedor y en su capacidad de acción, no en la idea como tal, cuando guardamos las ideas por miedo a que sean robadas estamos disminuyendo las oportunidades de que se hagan realidad. Sí, debemos tener precaución y no dar detalles determinantes a la hora de compartirlas, sin embargo, de no hacerlo, perdemos la oportunidad de encontrar socios, clientes, inversionistas, proveedores e incluso mentores.

En tu emprendimiento, el principal valor agregado eres tú, tu capacidad, experiencia, red de contactos, actitud, determinación, pasión y sobretodo el significado personal. Otros pueden tener la misma idea que tú, pero NADIE la hará como tú, porque los emprendimientos son el reflejo del emprendedor y llegarán tan lejos como la visión del mismo, tienes todo lo que necesitas para emprender, las ideas tienen consecuencias y si ya te han copiado o te están copiando da gracias a Dios: ¡Estás generando buenas ideas! Y eso significa que puedes generar más, así que vamos A Emprender.