Y.O.L.O. – ¡You Only Live Once!

Destelao.com te informa:

Vivir cada día como si fuese el último nos da la oportunidad de vivirlo al máximo, sin miedos y sin límites. Como emprendedores, el reto es planificar como si fuésemos a vivir toda la vida y trabajar como si mañana no existiera.

18 Feb 2016 0 comment
(0 votos)
  Aurys Cruz Jáquez
  • tamaño de la fuente

Mi intención es confrontarlos y moverlos a la acción. Nos pasamos toda la vida planificando y soñando con lo que queremos hacer, y a muchos se nos pasa el tiempo y nunca logramos nada de lo que realmente anhelamos.

Siempre digo, afirmo y mantengo, el emprendedor no es el idealista que piensa cómo deberían ser las cosas, es el hacedor que hace que las cosas sucedan. Hace un año asistí a una conferencia en una universidad nacional donde el director del departamento de emprendimiento decía: “uno es mejor que cero… uno es más que cero”.  ¡Cuánta verdad en una pequeña frase!

Emprendedores, mañana podríamos estar muertos, y solo quedará lo que hayamos hecho, sea mucho o sea poco, será nuestro legado. No nos engañemos, nuestras vidas pueden cambiar en cuestión de minutos, podemos perder la salud, tener un accidente, no despertar, podríamos tener una discapacidad por varias razones… En fin, no confiemos en mañana, hoy es el día de vivir, de trabajar con el 100% de nuestra energía, hoy es el día de comenzar a caminar en pro de nuestros sueños, de restituir nuestro tiempo, cuidar nuestras relaciones y escribir nuestra historia. ¿Qué nos gustaría que las personas digan, recuerden o procuren de nosotros a nuestra muerte?

En el 2015 Steve Jobs dio unas palabras en la graduación de la universidad Stanford, eso cambió mi vida, y me ayudó a siempre a seguir adelante, total, si existe la posibilidad de morir es mejor vivir y equivocarme en algo que amo que vivir con miedo y morir sin siquiera haber intentado nada de lo que me hace realmente feliz. Aquí un extracto del discurso:

“Cuando tenía 17 años, leí una cita que decía algo como: “Si vives cada día como si fuera el último, algún día tendrás razón”. Me marcó, y desde entonces, durante los últimos 33 años, cada mañana me he mirado en el espejo y me he preguntado: “Si hoy fuese el último día de mi vida, ¿querría hacer lo que voy a hacer hoy?” Y si la respuesta era “No” durante demasiados días seguidos, sabía que necesitaba cambiar algo.

Recordar que voy a morir pronto es la herramienta más importante que haya encontrado para ayudarme a tomar las grandes decisiones de mi vida.

Porque prácticamente todo, las expectativas de los demás, el orgullo, el miedo al ridículo o al fracaso se desvanece frente a la muerte, dejando sólo lo que es verdaderamente importante.

Recordar que vas a morir es la mejor forma que conozco de evitar la trampa de pensar que tienes algo que perder. Ya estás desnudo. No hay razón para no seguir tu corazón”.

Solo vivimos una vez, no hay oportunidad para ensayar, podemos tomar decisiones que nos reorienten, sin embargo no podemos cambiar las consecuencias de una mala decisión o el fruto de la ociosidad. Emprendedores, decidan hoy hacer lo que sea necesario para lograr lo que anhelan conseguir… Mañana podríamos estar muertos.

Vive una vez y haz de tu historia la mejor historia, que no pase un día sin hacer algo que te acerque donde quieres estar mañana. Es mejor morir intentando, en una aventura apasionante, retadora y demandante que vivir con miedo, inactivo e inadvertido. Y como dijo el papa Francisco: “Hagan un lío que lleve esperanza”.

¡Vamos A Emprender!