Emprender Tiene un Costo Más Allá del Dinero

Destelao.com te informa:

Una oportunidad no llega con su valor estampado sobre ella. Maltbie Babcock

Michael Parkin, en su libro de Economía, afirma: La frase “nada es gratis en esta vida” expresa la idea fundamental de la economía, es decir: toda elección implica un costo. El costo de oportunidad es la alternativa de mayor valor a la que renunciamos para obtener algo.

08 Jul 2016 0 comment
(0 votos)
  Aurys Cruz Jáquez
  • tamaño de la fuente

Otro concepto muy interesante aparece en la página de gerencia: “El costo de oportunidad se entiende como aquel costo en que se incurre al tomar una decisión y no otra. Es aquel valor o utilidad que se sacrifica por elegir una alternativa A y despreciar una alternativa B. Tomar un camino significa que se renuncia al beneficio que ofrece el camino descartado.”

Y tomando en cuenta estas dos definiciones quisiera hablarles del costo de oportunidad de un emprendimiento, de lo que le cuesta a las personas tomar la difícil decisión de dar el primer paso.

Lo primero es reconocer y entender que emprender es una decisión, ya sea por oportunidad o por necesidad, el emprendedor tiene que decidir si lanzarse o no, y esto significa que al hacerlo está rechazando otras opciones, muchas veces mejores, en el caso de que sea por oportunidad, y otras veces más fáciles cuando es por necesidad.

Y aquí sí hacemos un alto para poder entender las diferencias en los costes de cada tipo de emprendimiento.

Emprendimiento por oportunidad: ¿A qué renuncia? | A lo mejor y estable

  • A un buen empleo: Hay profesionales que deben decidir entre emplearse o emprender. Algunos, en sus primeras etapas, otros con una experiencia acumulada y otros en su etapa de retiro.
  • Estabilidad financiera a corto plazo: Si somos empleados la empresa nos paga vaya bien o vaya mal, si somos emprendedores debemos pagar, vaya bien o vaya mal. Esto muchas veces, y sobre todo en las primeras etapas del negocio supone inestabilidad financiera para el emprendedor.
  • Estabilidad laboral: Hoy en día no existe tal estabilidad, pero lo cierto es que al estar en un trabajo  nos sentimos más confiados.
  • Reputación: Muchas personas piensan que ser emprendedor es ser vago, para un profesional es difícil explicar que trabaja independiente en un emprendimiento.
  • Estabilidad emocional: Decidir a emprender supone en la mayor parte del tiempo, que enfrentaremos situaciones complejas, fracasos, desaciertos que nos harán dudar de nuestra capacidad y autoestima.
  • Tiempo con familia y amigos: Sí, al emprender solemos sacrificar tiempo familiar y con nuestros amigos para dedicárselo al nuevo emprendimiento. Al no cumplir un horario estricto de trabajo, no suele haber límites entre lo personal y lo laboral.

Emprendimiento por necesidad: ¿A qué renuncia? | A lo fácil y rápido

  • A ser dependiente financiera y emocionalmente: Cuando una persona decide emprender está gritando al mundo que tiene la capacidad de ser independiente y autosustentable.
  • A ser vistos como un problema para la sociedad: Es mejor tener clientes que la lástima y migajas de las personas.
  • Al ciclo de pobreza: Una persona que decide emprender tiene mayor posibilidad de romper el ciclo de pobreza y de vivir de manera digna.
  • Sistemas económicos delictivos: Tenía un profesor en la secundaria que afirmaba que la ociosidad era mala consejera. Al emprender estamos renunciando a la posibilidad de vernos forzados a cometer actos delictivos por necesidad, desesperación o miedo.
  • A ser víctimas del sistema económico y social: Nos convertimos en nuestros propios héroes, y ya no necesitamos ser salvados.

Al emprendedor nos convertimos en parte de la solución, no del problema. Dejamos de ser desempleados o empleados para convertirnos en empleadores, dejamos de ser una carga económica y social para convertirnos en parte del sistema económico de nuestro país.

Pero como ya hemos visto, no siempre es fácil emprender, porque decidir hacerlo supone muchas veces abandonar nuestra zona de confort, cómoda y segura.  Antes de emprender es bueno sentarnos y saber si estamos dispuestos a pagar el precio, a sacrificar lo que haya que sacrificar y asumir los riesgos que haya que asumir para hacer que valga la pena.

Y para ti, ¿cuál es tu costo de oportunidad? ¿Qué estás sacrificando o abandonando para emprender?, ¿estás dispuesto a pagarlo?

A Emprender

Modificado por última vez en Viernes, 08 Julio 2016 14:19