Elegir un Socio ¿Maldición o Bendición?

Destelao.com te informa:

Recuerda que de la conducta de cada uno depende el destino de todos. Alejandro Magno.

Un socio es aquel que estará con nosotros en las buenas y en las malas, que compartirá nuestros éxitos y nuestros fracasos, ganancias y pérdidas, y será corresponsable del negocio en todos sus aspectos. Es nuestro compañero de aventuras y debemos de escogerlo de manera muy cuidadosa porque de esta decisión depende el negocio mismo.

28 Jul 2016 0 comment
(0 votos)
  Aurys Cruz Jáquez
  • tamaño de la fuente

Solemos tener miedo a la hora de decidir quién será esa persona que nos acompañará, y muchas veces preferimos no tomarla, e iniciar el camino solos para evitarnos cometer un error,  sin embargo no hacerlo podría convertirse en un error aún más grande.

Algunas observaciones a tener en cuenta antes de tomar la difícil decisión son:

·         Los socios no ayudan, se comprometen: Suena muy bonito cuando al principio alguien nos dice que nos ayudará, pero es una señal peligrosa y de doble filo, porque al no comprometerse con el negocio podemos esperar cualquier cosa, como que un día nos diga: “es tu idea, yo solo te apoyo”, o “no pude responderle al cliente porque mi trabajo me lo impidió”, “no tengo que pagar por tus errores, solo estoy aquí porque te quiero ayudar”. No así cuando todo sale bien que pueden decir, “trabajo más que tú”, “nos tocan partes iguales, porque aunque aporté menos trabajo más”, “puedo sacar dinero cuando quiera porque también es mi dinero”.

Sin importar la capacidad o el lazo de hermandad/amistad, si esa persona que estamos eligiendo como socio no hace suya la idea, no se compromete, no se sacrifica o no se arriesga con nosotros a invertir tiempo y dinero, debemos bendecirlo y seguir buscando.

·         Debemos buscar a quien nos complementen, no a nuestros iguales: Si formamos un equipo en el que todos somos ingenieros, publicistas, diseñadores o vendedores las posibilidades de éxito disminuyen. La riqueza de una sociedad en la formación del equipo emprendedor radica en que todos, o la mayoría nos especialicemos en algo distinto para poder complementarnos, o en su defecto, que haya un aporte de capital que sirva que ancla financiera de la idea de negocio.

·         Cuentas claras mantienen amistades: Es necesario que todo conste por escrito, dejemos de lado el exceso de confianza y cuidemos de nuestras relaciones personales, profesionales y comerciales a largo plazo, mientras no hay ganancias ni pérdidas todo es color de rosa. Debe quedar por escrito el aporte de cada socio, las acciones, cómo se van a repartir las utilidades y pérdidas.

·         Definir roles: Es de suma importancia definir de manera clara los roles de los socios, hasta dónde llegan las responsabilidades de cada uno. No debe haber dudas de quién dirige o representa la empresa.

En conclusión, nuestros socios deben ser visionarios, estar comprometidos, aportar capital, trabajo o ambos, y que nos complementemos en capacidad intelectual, de trabajo y financiero. Al buscarlos nuestros sueños pasan a ser parte de sus vidas también.

Vamos a tomarnos nuestro tiempo y A Emprender con quienes nos suman y multiplican.