No Seas Una Copia Barata

Destelao.com te informa:

Todos queremos llegar a convertirnos en los mejores, o por lo menos parecernos a ellos. Sin embargo no todos están dispuestos a pagar el precio para lograrlo.

11 Ago 2016 0 comment
(0 votos)
  Aurys Cruz Jáquez
  • tamaño de la fuente

Hacer lo que otros están haciendo solo nos llevará donde otros han llegado, con la diferencia de que ya alguien estuvo ahí, y nosotros estaremos detrás, recogiendo las migajas del mercado o compitiendo con quienes tuvieron la visión, lo cual casi siempre será, hasta cierto punto, una desventaja.

Copiar es fácil, pero no rentable a largo plazo, por lo que es necesario innovar. El reto de los emprendedores está en crear nuevas formas, soluciones, modelos y mercados.

Las copias a la corta o a la larga desaparecen, el mercado las compra solo cuando no tiene la posibilidad de obtener la original. Una cosa es partir de lo que ya existe para crear algo nuevo, y otra muy diferente es imitar un producto, servicio o modelo.

Hay un excelente libro que nos invita y nos explica la importancia de diferenciarnos, “Estrategia del Océano Azul”, que plantea “dejar a un lado la competencia destructiva que se puede generar entre las empresas, cuando se quiere pelear por un mismo mercado, la estrategia sirve para ser un ganador en el futuro, innovando se logran ampliar los horizontes del mercado”.

No importa cuánto nos esforcemos por ser iguales a nuestros competidores o empresas sustitutas, si no hacemos algo diferente que capte un mercado diferente, resuelva un problema o cubra una necesidad de manera distinta, siempre seremos uno más, la sombra de los grandes y la copia barata de lo que ya tuvo éxito en el mercado.

Hoy debemos decidir si queremos un negocio para sobrevivir o una empresa con capacidad de crecimiento, expansión, que genere empleos, y con un impacto social y económico.

Ahora bien, la innovación no llega por inspiración, a diferencia de la creatividad esta es un proceso lógico con un objetivo claro definido: crear o modificar un producto o servicio que sea aceptable en el mercado. Ser los mejores en nuestras industrias es un reto que va más allá de la declaración de una visión, es decidir serlo y que los demás te sigan.

Cuando eso pase, llegará el día en el que otros desearán copiarnos a nosotros, y en vez de molestarnos, debemos emocionarnos, porque podemos seguir avanzando confiados de que quienes deberían ser nuestros competidores decidieron ser nuestros admiradores, y el mercado no es tonto, tarde o temprano identifican cuál es la copia barata de un modelo de negocio exitoso.

Dice Enrique Dans “El valor de la innovación no está en evitar que te copien, sino en conseguir que todos te quieran copiar”.

¿Ya conseguiste que alguien quiera copiarte?

A Emprender