Destelao.com te informa

Recientemente se produjo la muerte de un alto oficial policial en medio de una protesta en los alrededores de la UASD. Esta muerte es un homicidio o un asesinato?, o constituye un homicidio involuntario? Veamos.

En primer lugar esta muerte no constituye un asesinato. Toda vez que los presupuestos penales para que se constituya el tipo penal del asesinato deberá contener los elementos que señala el artículo 297 del código penal, el cual expresa que para que se produzca un asesinato homicidio deberá cometerse con premeditación o acechanza. Esto significa que el autor del delito lo cometió de manera pensado, previo al acto, es decir se propuso llevar a cabo ese delito, teniendo en cuenta unas disposiciones previas, -medios, circunstancias, sujetos, lugar, hora- actuando con dolo y ejerciendo una conducta típica y antijurídica. La acechanza consiste en esperar, más o menos tiempo, en uno o varios lugares, a un individuo cualquiera, con el fin de darle muerte, o de ejercer contra él actos de violencia. Son dos agravantes del delito de muerte. A si lo disponen los artículos 296, 297 y 298 del código penal dominicano.

En el caso del coronel la ausencia de la premeditación y la acechanza es notoria por la sencilla razón de que el autor no escogió el lugar ni aparentemente tenía planeado cometer tal hecho. El asesinato se castiga con la máxima pena de 30 años de acuerdo al artículo 302 del código penal.

En segundo lugar no es un homicidio involuntario. En razón de que el autor de un homicidio involuntario lo hace sin dolo. Es decir, con culpa. Es un delito penal culposo, es decir, es un delito con ausencia de dolo. Los delitos culposos son aquellos en que el autor no ha planificado, organizado y pensado el delito. O sea, lo que media en estos tipos de delitos es una imprudencia, negligencia e inadvertencia por parte de la persona imputada como responsable penalmente del hecho. En el caso del coronel se puede decir que el autor, sabía lo que estaba haciendo, sabía que tener un arma y dispararla contra una persona podía matar o herir. Aquí no hay imprudencia ni inadvertencia. Más bien hay dolo. 

La calificación de esta muerte es si lugar a dudas un homicidio. Esta figura penal se define según el artículo 295 como el que voluntariamente mata a otro, se hace reo de homicidio. Este es un homicidio que la doctrina a definido como homicidio simple u homicidio no agravado. Ya que en esta muerte no hay alevosía, acechanza ni premeditación.

En este delito se requiere un acto humano, un movimiento corporal voluntario que sea idóneo y adecuado para causar lesiones singulares o múltiples que en conjunto produzcan la muerte por las alteraciones provocadas en el órgano u órganos.  

La conducta del autor de esta muerte es sancionada con la pena que establece los artículos 18 y 304 párrafos ll del código penal. Cuya pena es la pena de reclusión mayor. Es decir, de 3 a 20 años. De igual manera se aplicará la privación de los derechos civiles y cívicos. Así como la degradación cívica según el artículo 28 del código penal.

24/04/2013