Destelao.com te informa:

Con la participación de las instituciones de la Procuraduría General de la Republica, Dirección Nacional de Control de Drogas, la Unidad de Análisis Financiero, Ejercito Nacional, Dirección Nacional de Investigaciones, la Oficina de las Naciones Unidad Contra la Droga y el Delito, y la cooperación de dos abogados, dentro del cual tuve el honor de ser coautor de dicha investigación se creó el Manual del Plan de Investigación para la Republica Dominicana.

Este instrumento penal se elaboró con el propósito de que las instituciones tengan una mejor coordinación y efectiva participación en el proceso de la investigación penal en aras de obtener mejores resultados y obtener la predisposición mental  para hacer las cosas en forma ordenada.

Una correcta investigación penal tiene una dirección y un control de la misma en cuyas manos pone como responsable de su éxito al ministerio público, la cual se materializa en la actividad de los diferentes órganos de investigación que implica una especifica división de los roles. Es por ello que es necesario promover la planeación de la investigación penal con absoluto criterio de gerencia judicial y administración de los casos y dirigidos a generar mejores prácticas investigativas que formen ciertos estándares técnicos. 

Este manual contiene las herramientas, elementos metodológicos y teóricos inherentes al plan de investigación, aspectos prácticos y modelos para casos específicos por especialidades, de igual modo orientaciones en materia de crimen organizado y técnicas especiales de investigación. Resulta ser un manual que se constituye en un instrumento de trabajo para facilitar al Ministerio Publico e investigadores, la realización de una investigación apegada a las buenas prácticas y el correcto uso de los recursos humanos y logísticos. Organiza pautas homogenizadas para seguir la investigación, sin embargo, es flexible para ajustar la investigación de acuerdo a la necesidad de los actores del sistema penal y a las exigencias estructurales de los diferentes delitos. Un elemento a destacar en este manual es que posee las herramientas que permitirá ejercer un control de gestión sobre las actividades desarrolladas por los fiscales y los investigadores.

Entiendo que si los operadores del sistema penal adoptan y fijan su quehacer investigativo apegados a este manual, los casos penales en la Republica Dominicana tendrían una mejor suerte y la justicia penal inspiraría una fuerte confianza en la sociedad.

El manual viene a situar a cada actor penal en su lugar y se inspira en el principio constitucional de coordinación institucional. De cumplirse con este manual las instituciones jugarán su papel individual pero coordinado, y ninguna podrá sacar protagonismo en desmedro de la otra. Al tiempo que se ahorrarían la mala práctica   echarle la culpa a la otra.