Destelao.com te informa:

 Pero qué es lo que está pasando con esos muchachos del gobierno, que ahora en vez de dedicarse a trabajar para acentuar y mantener la popularidad del mandatario Danilo Medina y el PLD, solucionando los grandes y delicados problemas de la nación,  como trata de hacer su jefe político, lo que están  es aspirando unos a convertirse en miembros del Comité Central y otros a diputados, senadores y hasta a presidente de la República, a destiempo.

Ellos en realidad parece que están  creyendo que la popularidad con que cuenta Danilo en este momento se les endosará de manera automática o por arte de magia, aun sin  realizar un trabajo efectivo en el seno del pueblo y en la propia organización morada. 

Pero, esto no será siempre como lo han planificado, ya que si no disponen del menudeo y los amarres para convencer a algunos dirigentes de la necesidad de sus aspiraciones, no llegarán jamás a ocupar esas prendas queridas por todos, a menos que Medina, que cuenta con poderes extraordinarios decida bajar línea o los listados acostumbrados donde aparecen incluidos siempre los que responden a la línea del líder dentro de los cuales podrían estar éstos.

Ejemplo hay en demasía de esto, pero les advertimos que de lograr esos muchachos catapultar sus aspiraciones utilizando como trampolín el poder, el tufo a corrupción llegará a los barrios populares, las ciudades y los campos de todo el país y su victoria estará cuestionada, no solo por la militancia morada sino por la propia sociedad civil que los vigila independientemente de que muchos estén hoy en el poder sin haber dado un solo golpe a favor del PLD.

No es que ellos no estén en su legítimo derecho de optar por una  posición en el alto organismo del PLD y en las funciones electivas como senadores, diputados, alcaldes y presidente de la República. 

Lo que ocurre es que si éstos no renuncian o cogen un descanso en las funciones que realizan como funcionarios del gobierno, caerán en lo que muchos suelen llamar tráfico de influencia, que es un tipo de corrupción que debe ser cuestionada y perseguida por la sociedad. 

Lo que evidentemente perjudicará el buen nombre del mandatario en el seno del pueblo y en su propio partido, en un escenario donde las bases no están conformes porque lo que se les prometió era yerba y se la comieron los burros.

Lógicamente  de lo que se trata es de usar el nivel de popularidad del presidente para ascender social y políticamente al margen del daño que pudieran causarles y esto parece que no lo alcanzan a ver quienes están en el centro del poder.

 Estar cerca del gobernante y utilizar el prestigio, el dinero, las relaciones y  el poder que le ha otorgado éste, cuando dispuso su nombramiento en una función pública de alto quilate es ser mezquino, oportunista y desconocedor de la ética, lo que viene a ser un mal ejemplo para las nuevas generaciones de políticos.

Y esa actitud,  entonces servirá para violentar los procedimientos democráticos y participativos de la militancia impidiendo con ello que la voluntad popular se exprese sin ataduras e posiciones desde el poder. 

Danilo Medina tiene que tener mucho cuidado con el apoyo que pueda darle a esos aspirantes, ya que son muchos los que consideran en el seno del PLD, que éstos aún no se han ganado el apoyo de los organismos de bases ni mucho menos del pueblos, debido al poco tiempo en sus funciones y a las pocas acciones sociales que han llevado a cabo durante el tiempo que llevan en política.

Además de que también con esa forma de actuar crearán un escenario desigual donde los más perjudicados serán los que no han logrado amasar fortunas o estar cerca del presidente, quienes de hecho saldrán derrotados por el germen del dinero corruptor.

Autor Francis Pérez(francispéEsta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)