Destelao.com te informa

Pese a que los malos dominicanos atrincherados en los medios de comunicación y en las mercenarias Organizaciones No Gubernamentales -ONGs, manipulan el verdadero alcance de la sentencia emitida por el Tribunal Constitucional, que dispone la regularización de los extranjeros que por años han vivido en el país, más de un 90% la favorece y eso es halagador.

Con esa sentencia, República Dominicana comienza a trazar una seria política migratoria que llevará, a los que por años desconocían la capacidad de nuestra nación, a decidir sobre el rumbo de aquellos foráneos que se han asentado de forma irregular con la protección y motivación de mercenarios nacionales y extranjeros, en los 48 mil kilómetros cuadrados que posee esta parte de la isla.

La sentencia del TC- 168- 13- viene a ser una luz al final del túnel para los dominicanos, toda vez que permitirá, entre otras cosas, poner en ejecución el Pla Nacional de Regularización. 

Entonces, lejos despojar de nacionalidad a ningún nacional, lo que se busca es regularizar el estatus migratorio de todos los que se encuentran en territorio dominicano y presentan problemas de documentación. 

A ciencia cierta, esto permitirá saber cuántos cientos de miles de extranjeros, están concentrados e irradiados por toda la geografía nacional de forma irregular, como si el país fuera una selva cualquiera.

Pues ahora, que soplan vientos contaminados, dirigidos por los que durante muchos años se vendieron como si fueran verdaderos acreedores de las ideas duartianas y restauradoras, urge la necesidad de que construyamos sobre la base de la unidad de criterios un frente nacionalista que aglutine a los mejores hombres y mujeres que estén dispuestos a enfrentar las pretensiones antinacionales de los nuevos mercenarios, vende patria, que hoy quieren cercenar la soberanía nacional.

Conformar un frente que contrarreste las cobardes manipulaciones de aquellos que pretendiendo defender a los que por razones circunstanciales nacieron y se criaron en esta parte de la isla, lo que hacen realmente es traicionar de manera aviesa y malintencionada los verdaderos intereses de la nación.

Debemos recordar que esos anti patria, respaldados por emporios comunicacionales, ONGs y organismos internacionales dirigidos por enemigos de los dominicanos, creyeron por un momento que con sus falsedades y maniobras iban a lograr confundir a la mayoría de los que llevamos impreso en nuestra mente la bandera tricolor y el escudo sacrosanto de la dignidad y el decoro.  

¡Terminaron como “chacumbele”, la sentencia los mató.

11/11/2013