Destelao.com te informa

El anhelo de cada ser humano es encontrar a alguien que lo aprecie, lo valore, lo ame sin importar las deficiencias, los complejos, los altibajos que uno pueda tener. Al conseguir pareja pensamos haber dado en el clavo y hallado en nuestra media naranja esa persona que tanto soñamos que nos toleraría todo y nosotros toleraríamos todo de ella porque todo en ella y de ella sería perfecto.

Al transcurrir el tiempo nos damos cuenta que esa persona no es tan perfecta y nosotros poseemos más defectos de lo que creíamos; al punto, penosamente, de terminar la relación en una ruptura irreparable.

La verdad es que solo hay una persona con la capacidad de conocernos a profundidad, amarnos exactamente como somos y tener la virtud de ayudarnos a mejorar o cambiar nuestras deficiencias.

Dios es el único ser provisto de tal cualidad. A pesar de saber a plenitud nuestra constante inclinación hacia la maldad “Dios amó de tal manera al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que cree en El, no se pierda, mas tenga vida eterna”. (Juan 3:16)

“. . . Con amor eterno te he amado; por tanto, te prolongué mi misericordia”. (Jeremías 31:3)

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

05/08/2014