La integridad es el estado de lo que está completo o tiene todas sus partes, es la totalidad, la plenitud. Lo íntegro es algo que tiene todas sus partes intactas o puras. Con respecto a una persona la integridad es la cualidad que ella posee de entereza moral, rectitud y honradez en la conducta y en el comportamiento.

A veces pensamos de nosotros mismos que somos personas intachables, que si hay dos seres humanos honestos en esta vida nosotros somos uno de ellos. Pero de pronto puede ocurrir un hecho en el que nos veamos apretados y titubeemos entre decir y/o hacer lo correcto o lo que a nuestro entender resulte favorable en el momento. Por temor a la consecuencia o por cualquier otra razón, en ocasiones, adoptamos posiciones y realizamos acciones contrarias a los principios éticos que hemos aprendido y luego la consciencia nos pide cuenta.

Pedro, uno de los doce apóstoles de Jesús, le dijo muy resuelto a su Maestro “Aunque tenga que morir contigo, jamás te negaré”.  Luego, se vio a si mismo negando por tres veces consecutivas a Aquel a quien prometió jamás rehuir de él.  Pasado ese suceso la tristeza embargó el corazón de Pedro por la voz incontrolable de su consciencia.

Por muy íntegros que seamos somos seres humanos imperfectos por lo que en más de una vez nos veremos fallándonos a nosotros mismos y a otros. Aun así, siempre habrá la oportunidad de volver sobre nuestros pasos, levantarnos y en muchas oportunidades restituir lo que pasó.

El amigo Pedro con la ayuda de Jesús lo logró.  Es a él a quien más tarde Jesús le dice “¿me amas? Apacienta mis ovejas”. Y hoy, disfrutamos de sus cartas en las que encontramos consejos sabios como:

Porque:     El que quiere amar la vida  y ver días buenos,   refrene su lengua de mal,  y  sus labios no hablen engaño; apártese del mal, y haga el bien; busque la paz, y sígala.  Porque los ojos del Señor están sobre los justos, y sus oídos atentos a sus oraciones; pero el rostro del Señor está contra aquellos que hacen el mal.   1 Pedro 3:10-12

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.