Destelao.com te informa:

Santo Domingo, DN, RD, Son muchas las voces internacionales de líderes políticos, escritores, intelectuales, artistas y gente común que favorecen la legalización del uso de las drogas, es decir, permitir sin restricción penal el consumo de sustancias controladas. La principal razón de esta propuesta es que según sus autores la lucha contra las drogas ha sido un fracaso total y que esta lucha ha dejado más gente muerta  que muchas guerras.

A si mismo están los que promueven una visión fiscalista. Indican los promotores de esta posición que es mejor legalizarlas para que se les imponga una carga impositiva que genere ingresos al fisco. En el plano local en la RD esta corriente de alto crecimiento global se ha dejado sentir, cuando dominicanos también abogan por quitarle la prohibición legal al consumo de las drogas.

Uruguay es el primer país de la región americana que mediante una legislación legalizo el consumo de la marihuana. Ya otros países de Europa han puesto en práctica la legalización del consumo de ciertas drogas. Si bien es cierto que Uruguay se convierte en el país pionero al legalizar la marihuana por vía de una ley no menos es cierto que desde haces mucho tiempos numerosos países de la región americana han permitido pero por la vía jurisprudencial que sus ciudadanos consuman drogas. Países como México, Argentina, Chile, Costa Rica, etc. ya tienen ciertos tiempos permitiendo el consumo de drogas como la cocaína y la marihuana, etc. a sus ciudadanos.

En la RD ni por vía legal ni jurisprudencial se ha permitido el consumo de ciertas drogas. Sin embargo, en la práctica el Estado Dominicano ha permitido el consumo de la marihuana y la cocaína. Lo que no se ha hecho por vía legal o jurisprudencial se ha logrado a través de la práctica. Me explico, el Ministerio Público cuando esta frente a un consumidor no lo somete a la acción de la justicia penal sino que aplica un criterio de oportunidad. Es decir, decide no accionar penalmente contra ese consumidor y en consecuencia lo pone en libertad. 

Qué paradoja, lo que los jueces no han podido hacer, legalizar el consumo de ciertas drogas, como lo hacen las otras naciones en la RD se conseguido por una acción del Ministerio Público.    

Puede el Estado Dominicano legalizar el consumo de ciertas sustancias controladas o drogas? El Estado Dominicano es signatarios de numerosas convenciones y tratados internacionales que prohíben la producción y comercio de las drogas. Estas convenciones forman parte del bloque de constitucionalidad, es decir, son documentos jurídicos con rango constitucional que prohíben el tráfico de sustancias controladas.

La Convención única sobre estupefacientes, firmada el 30 de marzo de 1961 en Nueva York, es el tratado internacional contra la manufactura y el tráfico ilícito de drogas estupefacientes que conforma el fundamento del régimen global de control de drogas. Fue enmendada por el Protocolo de 1971 de Modificación de la Convención Única de 1961 sobre Estupefacientes. La aprobación de esta Convención constituye un hito en la historia de la fiscalización internacional de drogas. La Convención Única codificó todos los tratados multilaterales vigentes de fiscalización de drogas y amplió los regímenes de fiscalización existentes a fin de que abarcaran el cultivo de plantas utilizadas como materias primas para la fabricación de estupefacientes. Los objetivos principales de la Convención son limitar exclusivamente la producción, la fabricación, la exportación, la importación, la distribución, el comercio, el uso y la posesión de estupefacientes a los fines médicos y científicos y hacer frente al tráfico de drogas mediante la cooperación internacional encaminada a disuadir y desalentar a los traficantes de drogas. La Convención estableció también la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes, creada a raíz de la fusión del Comité Central Permanente y el Órgano de Fiscalización.

Otro documento que el Estado Dominicano ha reconocido es la Convención de Las Naciones Unidas Contra El Tráfico Ilícito de Estupefacientes y Sustancias Sicotrópicas. Los Estados firmantes se comprometieron a cumplir esta convención y dijeron que se sienten profundamente preocupadas por la magnitud y la tendencia creciente de la producción, la demanda y el tráfico ilícitos de estupefacientes y sustancias sicotrópicas, que representan una grave amenaza para la salud y el bienestar de los seres humanos y menoscaban las bases económicas, culturales y políticas de la sociedad.

Como se puede apreciar estos documentos son los que universalmente trabajan sobre el tema de los tipos de drogas.

Ninguna de estas convenciones de manera expresa o taxativa prohíbe el consumo. Es decir, ningunos de estos tratados y convenciones usa el término consumo. Que puede significar esto? Si hacemos un análisis convencional se puede afirmar de forma categórica que el consumo de cualquier tipo de droga no está prohibido por estos documentos internacionales.

Uno de los tantos verbos que utilizan estas convenciones es el de “uso”, y “consumo”. En todo caso el concepto uso guarda el mismo tratamiento. Es decir se utilizan como equivalentes para fines médicos y científicos.

Según el artículo 1 numeral 2 dice: “A los fines de esta Convención, se considerará que un estupefaciente ha sido "consumido" cuando haya sido entregado a una persona o empresa para su distribución al por menor, para uso médico o para la investigación científica; y la palabra "consumo" se entenderá en consecuencia. 

A si lo señala Convención Única de 1961 Sobre Estupefacientes, Enmendada Por el Protocolo de 1972 De Modificación de la  Convención Única De 1961 Sobre Estupefacientes.

En consecuencia y a la luz del control convencional el consumo de drogas no está penalizado ni prohibido.

Anterior había escrito sobre este tema y decía que la legalización de las drogas para consumo en la RD está impedida por convenios internacionales, pero no advertí sobre el concepto de uso y el término de consumo como lo hago en este trabajo. Por lo que rectifico con esta capsula penal. Hasta la próxima entrega.