Destelao.com te informa:

La empresa mineral multinacional canadiense Barick Gold designó a Leonel Fernández como “Estadista” de un año que aun no termina. (Vaya prisa) Barato me lo hallo para un mandatario que le regaló a esa empresa una mina de oro valorada en cientos de miles de millones de dólares por un precio irrisorio.

El contrato de la Barrick Gold debe ser  uno de los más leoninos en la historia contemporánea del mundo. No creo que ningún presidente, de ningún país del planeta,  grande o pequeño, pobre o rico, desarrollado o subdesarrollado, le haya regalado una mina de oro a una multinacional a cambio de nada, prácticamente.

El “Estadista” de un año que no termina debe merecer el premio al más entreguista y servir de los presidentes de este siglo que supone la inexistencia del colonialismo brutal y salvaje de la colonia cuando Cristóbal Colón, ladrón y asesino, arribó a nuestra isla para convertir “a los indios vivos  en cristianos muertos”, como dijera Neruda.

Un hombre que tras doce años en la presidencia de la República, manejando más recursos que todos los presidentes juntos del país, no resolvió ninguno de los problemas nacionales, no puede ser considerado “Estadista” de ningún año.

Un hombre que le negó al pueblo derechos fundamentales como los de educación, salud, empleo, alimentación y seguridad, en cuyo gobierno fueron asesinados miles de personas en “intercambios de disparos” a menos de una de las instituciones policíacas más corruptas y perversa del mundo, no puede ser premiado.

Como puede ser “Estadista del año” el “estadista” que se va dejando un déficits fiscal de 140 mil millones de pesos, con una deuda superior a los 30 mil millones de dólares, lo que no hizo ningún otro mandatario dominicano desde 1844 a la fecha.

¿Cuáles fueron los aciertos de Leonel Fernández en 12 años de gestión?  ¿Dotó de un techo a la mayoría de los dominicanos? ¡No! ¿Terminó con el analfabetismo? ¡No! ¿Cumplió con la ley que él mismo creó que ordena un 4% al sistema educativo básica y media, del Producto Interno Bruto? ¡No! ¿Fortaleció el sistema democrático y las instituciones del Estado? ¡No! ¿Se preocupó por la seguridad ciudadana? ¡No! ¿Terminó con la delincuencia y la criminalidad? ¡No! ¿Acabó con el narcotráfico y el crimen organizado? ¡No! ¿Redujo el costo de la vida y aumentó el empleo? ¡No! ¿Hizo de la corrupción un estilo de gobierno? ¡Si! ¿Permitió el despilfarro y el enriquecimiento ilícito? ¡Sí! ¿Violando la Constitución, las leyes, la ética y la moral, se gastaron  más de 60 mil millones de pesos para robarse las elecciones del  20 de mayo para imponer el candidato de su partido? ¡Sí? ¿Quebró el país? ¡Sí!

Todos esos ¡No! Y todos esos ¡Sí!, están avalados por el Fondo Monetario Internacional, el Foro Económico Mundial y el Banco Mundial entre otros  organismos internacionales.

Solo a la Barrick Gold, para las razones que ya sabemos, se le ocurre darle un reconocimiento  como “Estadista” de un año que no termina, a Leonel Fernández, a quien la historia le asignará un papel de triste recordación.