Destelao.com te informa:

La vice presidenta de la República Dominicana Dra. Margarita Cedeño de Fernández necesita urgentemente ser orientada por personas  a las que realmente les preocupe su imagen y futuro político.

La Dra.  Cedeño de Fernández de ser una perfecta  desconocida, con una  trayectoria política y profesional  sin brillo, se convirtió en la primera Dama al contraer matrimonio con el  presidente de ese entonces el Dr. Leonel Fernández.

Tanto brilló su estrella que para muchos podía ser presidenciable y hasta aspiró a la candidatura a esa posición por el Partido de la Liberación Dominicana PLD.

Tanta  influencia logró la Dra. Margarita Cedeño que le fue impuesta a Danilo Medina como candidata  vice presidencial.

Hoy Margarita como le llaman sus cercanos es la vice presidenta de la república dominicana.

Aparentemente las cosa le han salido muy bien a la hoy vice presidenta.

Lo que ha olvidado la Dra. Margarita Cedeño  es que las cosas han cambiado  radicalmente y que su esposo ya no es el presidente de la república, ya no es lo mismo.

La Dra. Cedeño de Fernández mantiene una carrera sin miramientos tratando de competir con el presidente de la república.

Margarita y su equipo envían a los medios de prensa más notas y fotografías que el presidente Danilo Medina.

Margarita ofrece  más declaraciones a la prensa que Danilo Medina.

Margarita opina más que Danilo Medina.

Si hay que felicitar a un presidente por alguna acción o por ganar unas elecciones Margarita lo hace primero que Danilo.

Si algún atleta o artista dominicano realiza una hazaña digna de la felicitación del presidente de la república Margarita lo hace primero que Danilo.

La primera dama tiene un equipo de funcionarios y allegados que tienen su propia agenda presidencial, con sus propias y prioridades muy diferente a la del presidente Danilo Medina.

Eso es delicado, eso es peligroso.

La función de un vicepresidente no es competir con el presidente, no, es facilitar al presidente gobernar.

La función de un vicepresidente no es  robarle el escenario al presidente, no, es permitir que en ese escenario brille el presidente.

El vicepresidente debe ganarse la confianza del presidente.

El vicepresidente debe cubrir los errores del presidente.

El vicepresidente es el segundo hombre a nivel de jerarquía en el país y por lo tanto debe interpretar al presidente para que cuando le corresponda asumir la presidencia lo haga como lo haría el presidente.

La Dra. Margarita Cedeño de Fernández está transitando un terreno pantanoso que la puede llevar a resbalar por una pendiente enjabonada.

Margarita debe recordar que el presidente de la república la designó al frente del gabinete social para que lo ayude a realizar una buena gestión, no para utilizar ese gabinete para posicionar su figura ante el electorado como lo hizo con el Despacho de la Primera Dama cuando le correspondió ocupar esa posición.

Que recuerde  la Dra. Margarita Cedeño de Fernández que Danilo es el presidente.

La Dra. Cedeño debe respetar al presidente Danilo Medina que ha demostrado ser un hombre abierto,  educado, humilde,  sincero, sin mezquindades y que lo único que le interesa es el bienestar del país.

Que recuerde Margarita que con solo un decreto del presidente de la república ella sería una vicepresidenta sin funciones, un mueble más en el Palacio Nacional.