D'Estelao.com te informa

El Ministerio de Trabajo paralizó las actividades de construcción del edificio residencial  Torre Pisa, ubicado en la calle Andrés Aybar Castellanos, en el sector La Esperilla, por no dar cumplimiento a las normativas sobre seguridad y salud, establecida en el Código de Trabajo y en el Reglamento 522.

Técnicos e inspectores del Ministerio de Trabajo comprobaron in situ que la construcción no cuenta con un sistema de gestión de la seguridad y salud, el cual debe contemplar  de manera general  un programa que indique las medidas a aplicarse en cada una de las etapas de construcción, un comité mixto que asegure y vigile el cumplimiento de esas medidas por parte del empleador y de los trabajadores; de manera específica, debe incluir la formación e información a los trabajadores sobre los riesgos a los cuales están expuestos, entre éstos, al trabajo en altura.

Otros aspectos por lo que se paralizó la obra y que fueron considerados inaceptables en un país que está realizando esfuerzos para la prevención del cólera, fue la ausencia de agua potable, aseos y baños para la realización de las necesidades fisiológicas, entre otros que violan lo indicado en el Artículo 436 del Código de Trabajo, que establece que ante irregularidades que puedan representar peligro inminente para la salud y seguridad de los trabajadores, podrá ordenar las medidas ejecutorias pertinentes, a reserva de los recursos judiciales o administrativos.

En ese mismo tenor, el Artículo 720, Ordinal 3ro. establece como violaciones muy graves todas aquellas relativas a la seguridad e higiene en el trabajo, siempre que de la violación se derive peligro o riesgo de peligro para la vida, la salud o la seguridad de los trabajadores.

Asimismo, el Artículo 13 del Reglamento 522 establece que las medidas ejecutorias en casos similares incluyen la paralización de la actividad de construcción, así como ofrecer las recomendaciones  de lugar, tras una evaluación técnica de las condiciones de seguridad y salud.

Recientemente, un obrero cayó del cuarto piso de esta construcción, sufriendo lesiones de cuidado que no llegaron a daños irreversibles debido a que la caída del trabajador fue amortiguada por escombros que se encontraban en la parte baja del edificio. Los expertos del Ministerio de Trabajo otorgaron a los responsables de la construcción un plazo de cinco días para aplicar las medidas mínimas de seguridad.

La directora de la Dirección General de Higiene y Seguridad Industrial, licenciada Miguelina Ramírez Kelly, conjuntamente con la ingeniera Altagracia Espaillat y la inspectora de Trabajo Melanie Cuello aplicaron los protocolos establecidos para estos casos.

Ramírez Kelly señaló que existe en el país una cultura de incumplimiento de la norma  de seguridad en la construcción, por  lo que este sector reporta diariamente accidentes que pueden ser eventos prevenibles, y lo peor es que muchos concluyen con las pérdidas de vidas humanas.

Indicó de manera enfática que no es interés del Ministerio paralizar las obras de construcción, ni levantar actas de infracción, recursos extremos en lugares como la construcción de la Torre Pisa en la que, aun ocurriendo un accidente  de importancia, no habían realizado ninguna intervención para evitar que otro evento de la misma naturaleza  se produjera.

El Ministerio de Trabajo desarrolla un proceso sistemático de divulgación de la normativa de seguridad y de exigibilidad de cumplimiento del Código de Trabajo y del Reglamento 522, por lo que hace un llamado a todo el sector de la construcción para que cumpla con esta normativa.

A los responsables de la construcción les fue permitido el acceso de varios trabajadores con la finalidad de que se dediquen a colocar las medidas de seguridad pertinentes para que al reiniciar  las labores, estas sean desarrolladas con las medidas de seguridad y salud que aplican.